3 retos para implementar home office en tu empresa

Implementar home office en las empresas es una acción que en la práctica no es tan sencilla como se imagina. El teletrabajo es una forma flexible de organización en la que el empleado realiza su trabajo, desde un lugar alejado a la oficina. Se apoya en un sistema de telecomunicaciones para mantener la comunicación constante.

En el contexto del Covid-19, implementar home office se convirtió en una herramienta importante para garantizar la continuidad operativa de miles de empresas. Antes de la pandemia, en México solo dos de cada 10 empresas, en su mayoría transnacionales, habían adoptado la modalidad con buenos resultados.

Sin embargo, el teletrabajo es solo una parte de la transformación digital que deben lograr las pequeñas y medianas empresas para ser más competitivas y mantener una mejor comunicación con sus colaboradores, proveedores y clientes.


La buena noticia es que muchas empresas están conscientes de que es momento de hacer esta transformación. Con la coyuntura, ocho de cada 10 empresas en México están interesadas en migrar hacia su digitalización.


Estos son los 3 grandes retos para implementar home office en las empresas

Tecnología

Las empresas que soportaban todo en el disco duro del colaborador se enfrentaron al gran reto de migrar información de muchos años atrás a la Nube. El actuar en las oficinas era lento e implicaba que solicitar información y recibirla podía llevar horas o días enteros.

A un año de la pandemia, esa forma de trabajar se ha derribado. Hoy las empresas usan plataformas para almacenar y compartir información en la Nube, que está disponible para cualquier colaborador de forma segura.

Salud mental y emocional

La empatía empresa-líderes-colaboradores ha jugado un papel primordial durante el primer año de la pandemia. En tiempos de aislamiento, la incertidumbre —que las metas o destino no estén bien definidos— ha derivado en problemas de salud mental como depresión, ansiedad, estrés postraumático, pérdidas humanas y materiales.

La gran pregunta es ¿cómo debe actuar un líder cuando alguien está enfermo o ha perdido a un familiar cercano? La respuesta está en la empatía y en asegurarse que la persona es lo primero. Afortunadamente, por cultura, los mexicanos siempre hemos sido muy solidarios, misma característica que se refleja dentro de muchas empresas.

Para los padres y cuidadores que trabajan, la situación se hizo aún más compleja: el cierre de las escuelas y otros centros de atención han provocado que equilibrar su vida laboral y profesional sea todo un desafío, al implementar home office.

Es una realidad que las empresas y los líderes tuvieron que ser empáticos y confiar en sus colaboradores porque este sector de la población no puede dar el cumplimiento de sus objetivos al 100%.

La confianza ha sido clave. Hoy un colaborador puede hablar con su líder sobre temas como ansiedad, depresión o duelo, y el líder no debe pensar mal, necesita confiar en la gente, aunque no la vea físicamente.

Adaptación al cambio

No todas las personas ni todas las empresas tienen la capacidad de adaptarse rápido en un entorno de constantes cambios. Aquellas que ya poseían la habilidad de la resiliencia la mostraron exponencialmente.

Las organizaciones resilientes se caracterizan por la capacidad de crear y disolver estructuras, proporcionar seguridad en medio del cambio, gestionar las consecuencias emocionales y aprender, desarrollarse y crecer ante las dificultades.

Ser resiliente hoy es una habilidad tan necesaria como el trabajo en equipo, pues en un entorno VUCA (volatility, uncertainty, complexity and ambiguity) es indispensable adaptarse a todo cambio y en todo momento.

Los cambios pueden generar frustración, pero la tecnología viene a facilitar la comunicación más abierta, elevar la calidad del trabajo y fortalecer la transparencia para compartir información clave a todas las áreas.

Hoy somos afortunados porque no nos toca a nosotros y, por el contrario, podemos apoyar. Recordemos cuando en el sismo de 2017, nos agarramos de las manos y nos apoyamos, porque estamos juntos en esto.

Columna escrita por Said González, Human Capital Specialist de WORTEV. Síguelo en @manuel-said-gonzalez-rubio-guerrero

Nota del Editor: Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente la visión de WORTEV.

Esta participación de Said González forma parte de nuestro WORTEV Rise Paper. Liderazgo y Productividad 2020. Descarga el documento completo para conocer más recomendaciones y cifras sobre el panorama del Covid-19 dentro de las empresas:

Acerca del Autor /

[email protected]

Human Capital Specialist de WORTEV