Pablo Kohan

Del reciclaje de Tetra Pack a reducir la huella de carbono

“Podemos hacer el bien y entre más bien hagamos a la sociedad y el planeta, ganaremos más dinero”, asegura Pablo Kohan, fundador de cuatro empresas socialmente sostenibles, inspiradas y pensadas en mejorar el mundo para sus dos hijos.

Durante el webinar La nueva generación: emprendimiento socialmente sustentable, organizado por WORTEV, aceleradora y fondo de capital privado para empresas. Pablo contó su historia de cómo ha fundado diferentes empresas enfocadas en reducir el impacto negativo de la basura.

En 2008 se obsesionó por descubrir la tecnología que le permitiera transformar el cartón de Tetra Pak en láminas para techos. Probó de todo, empezando por meter el cartón a  la licuadora y a la lavadora. 

Su primera empresa socialmente sostenible fue Ziklum dedicada a separar el aluminio, el papel y el plástico del Tetra Pak para crear una celulosa en lámina para techos de zonas marginadas. Así que abrió su primera fábrica en Acolman, Estado de México, donde reciclaba cada mes 400 toneladas de envases.

Por diferencias con sus socios dejó la empresa, pero en 2013 fundó Verdek Transformaciones Sustentables. Ya no solo hacía la separación de los materiales y las láminas, sino que además construía escuelas con materiales reciclados y diseñaba baños (con un biodigestor y regaderas) para hogares de personas de bajos recursos.

En 2016, por una mala jugada de sus socios salió de Verdek, pero pronto fundó 3Verde que desarrollaba tecnología y ofrecía consultoría en el tema de la basura. Actualmente, dirige la empresa e-Neutras, empresa enfocada en que todos compensen su huella de carbono.

Ser una empresa socialmente sostenible

En las diferentes empresas que ha fundado Pablo siempre ha implementado mecanismos para ayudar a la gente que menos tiene. Su primera empresa regalaba las láminas que tenían algún defecto para que sus empleados las usaran en sus casas. En otra, implementó un comedor para darles acceso a una alimentación digna en el trabajo. 

El consejo que Pablo da a los emprendedores que desean construir una empresa socialmente sostenible es pensar en que se tiene que ayudar a la gente y al planeta. “Si tu producto contamina, entonces no ayuda al progreso”, afirma. 

Y existen muchas áreas de oportunidad, Pablo ya está pensando en hacer empaques de productos que vengan de fuentes renovables y que al mismo tiempo sean reciclables. Por ejemplo, crear un biopolímero del sargazo. Además tiene un proyecto de generar green grass del gas metano.

Una de las constantes de este emprendedor ha sido poner en la mesa siempre innovación y tecnología. Para lograr lo que parece imposible y de esa forma convencer a sus diferentes socios de asumir riesgos. En este sentido, dice, es necesario que seamos más colaborativas con las tecnologías, pues entre más desarrollos tecnológicos se compartan, la industria crecerá más rápido.