Cómo resolver un conflicto: 4 claves para que todos ganen

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
resolver un conflicto WORTEV

Cómo resolver un conflicto y obtener beneficios a partir de confrontarlo. Es una posibilidad gracias al método IDEA para superar cualquier conflicto.


Es muy común buscar un coach para buscar consejos sobre cómo resolver un conflicto. Cuando no estamos de acuerdo con algo o sucede algo imprevisto que nos afecta, generalmente lo percibimos como un conflicto. Algo que nos genera malestar y que si no lo resolvemos puede crecer.


Pero cómo resolver un conflicto, cuál es la forma adecuada para terminar con aquello que nos está afectando para continuar con nuestra vida. Propongo un método que he llamado IDEA y que si lo aplicamos puede ayudarnos a resolver y confrontar cualquier conflicto.


En un conflicto solemos poner a la contraparte del lado del mal y nosotros del lado del bien. Esto es una actitud muy reiterativa en la mayoría de las personas. Nos cuesta trabajo reconocer que en un conflicto todos tenemos una buena dosis de responsabilidad de lo que está sucediendo.



Este modelo lo que busca es autoconfrontarnos y ver cómo lo estamos haciendo y cómo podemos actuar de forma más efectiva para resolver el conflicto y que todo salga lo mejor posible para todas las partes.


¿Cómo resolver un conflicto con el método IDEA?


El modelo IDEA está compuesto de la siguiente manera:


I interpretación 

D decisión 

E escucha 

A acción


1. Interpretación


Lo primero que debemos hacer cuando estamos en medio de un conflicto es darnos un espacio para cuestionarnos si la interpretación que tenemos de la situación, la estamos percibiendo desde una mirada lineal o si estamos haciendo una lectura más amplia de la situación. 


Debemos hacer un esfuerzo por tratar de tener en cuenta el entorno del conflicto y hacer un esfuerzo por tratar de entender qué es lo que está viviendo las partes involucradas. Entonces hay que preguntarnos si esta forma de ver las cosas nos está funcionando o no.


En el momento en que confrontemos nuestra interpretación y tengamos la capacidad de reconocer nuestras limitaciones ante el conflicto, vamos a poder tener más clara la forma de llegar a una solución. Además entenderemos  plenamente lo que estamos pasando.



2. Decisión


Una vez que ya analizamos si la interpretación que estamos haciendo es correcta. Llega el momento de decidir qué cambios tenemos que hacer en nuestra postura.


Si nos habíamos colocado en el papel de víctima, entonces qué cambios tenemos que hacer en nuestra actitud para que lejos de que nuestra interpretación nos hunda, la podamos convertir en una oportunidad de aprendizaje para salir del conflicto.


Aquí lo importante es decidir qué postura y decisión tomar ante el conflicto. Para que este se resuelva de la mejor manera posible sin generar un impacto negativo en nuestro entorno.


Escuchar, reflexionar y accionar


3. Escucha


Una vez que ya limpiamos nuestra mente de las interpretaciones poco funcionales y ya tomamos decisiones sobre las posturas que adoptamos para mejorar. Entonces ya podemos tener esta apertura para escuchar a todas las partes involucradas.


Aquí es donde ya comenzaremos a escuchar para entender al otro. Para realmente lograr detectar las inquietudes que tiene la otra persona y no nada más escuchar desde una postura defensiva.


Para este momento ya dejamos todas las posibles interpretaciones negativas y entramos a una escucha más empática. Solo así avanzaremos para saber cómo resolver un conflicto.


Además es importante tener la voluntad de resolver. De entender a los demás y de reflexionar sobre nuestras certezas. Debemos buscar claridad y tener en cuenta que hay diversidad de opiniones y formas de entender la realidad.


4. Acción


La reflexión sin acción no tiene sentido. Para llegar a este punto estuvimos cuestionando y enfrentándonos para ver cómo resolver un conflicto. Si estamos interpretando la situación correctamente tendremos la oportunidad de establecer acciones para mejorar.



Una vez que estamos conscientes del problema, debemos aplicar acciones concretas que aterricen lo que aprendimos y encontramos gracias al modelo.


No sólo para que el conflicto se resuelva, sino para capitalizar el conflicto y obtener conocimientos para mejorar los aspectos que nos preocupan.


Después de esto, nos daremos cuenta que encontraremos cosas que antes no vimos. Y que estas nos pueden ayudar a evitar caer en los mismos errores de pensamientos e interpretaciones que nos llevaron a tener conflictos en el pasado.


Los invito a aplicar este modelo que nos ayudará a saber cómo resolver un conflicto y llenarnos de aprendizaje hacia el crecimiento de nuestros objetivos


Columna escrita por Marcela Hernández, socia fundadora de Sensum, especialista en estrategias de sentido. Síguela en @March_coach


Nota del Editor: Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente la visión de Wortev.

Marcela Hernández
Marcela Hernández
Socia fundadora de Sensum, especialista en estrategias de sentido

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *