Organiza tu espacio de trabajo en casa

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
organiza espacio de trabajo en casa WORTEV

El home office ha dejado de ser una medida provisional y se ha convertido en la nueva forma de trabajo hasta no reducir las cifras de la pandemia. Incluso 64% de las empresas mexicanas encuestadas por la consultora PwC planean seguir con el trabajo remoto permanente para los roles que lo permitan, aún después del Covid-19.

Uno de los principales retos para las empresas y para los mismos empleados es mantener la productividad, considerando que en casa existen otros factores o distractores que pueden permear el trabajo. Para lograrlo, el primer paso es organizar tu espacio de trabajo en casa.

Acondicionar un lugar específicamente para trabajar, permitirá que las personas con quienes compartes casa le den importancia a tu trabajo y eviten las interrupciones.

Claudia Torre, fundadora de organizARTE, empresa mexicana especializada en la organización profesional de espacios diseñó La Metodología del O.R.D.E.N., un método de cinco pasos para crear un espacio de trabajo en casa confortable y efectivo para estimular la creatividad y productividad.

Lo primero que debes hacer es ubicar el espacio de trabajo en casa, ya sea en una habitación específica, la recámara, la sala o el comedor. Para elegirlo toma en cuenta que será el lugar donde pasarás la mayor parte del día. Evita que sea una zona de paso de personas o con exceso de ruido.


Una vez definido tu espacio de trabajo en casa, sigue estos pasos para alcanzar el O.R.D.E.N.:


O: Ordenar iguales con iguales


Inicia el reordenamiento de tu espacio separando todos tus artículos por categoría: libros con libros, cables con cables, plumas con plumas, libretas y así sucesivamente. Esto te ayudará a identificar qué tienes y en qué estado. Ojo, no tomes decisiones aún, solo separa por familias. Esta clasificación te dará claridad visual.


R: Reduce


Es el paso en el que tendrás que decidir qué se va y qué se queda. Definir cuáles son las cosas que amas, que usas, que necesitas y que te hacen feliz. Esto lo sabrás procesando, eligiendo y depurando cada una de las categorías que ya clasificaste en el paso anterior.

“Es importante hacerlo así porque dejas de ver el pastel completo y solo te enfocas en una rebanada a la vez y es menos abrumador”.



Consejo para el desapego:


Sé honesto, tú eres la única persona que sabe realmente cuánto usa determinado objeto o si realmente funciona. No te engañes. Piensa en el aquí y el ahora, olvídate del futuro o del pasado, porque solo hará que comiences a acumular.

Separa una caja de tamaño mediano que se convertirá en tu caja de tesoros, es una categoría con piezas de valor sentimental, pero no necesariamente debe estar en tu espacio de trabajo ocupando espacio.

Los destinos para canalizar son:

  • Se quedan: sirve, te gusta y te hace feliz
  • Donación: si le puede servir a alguien más
  • Venta: si quieres recuperar alguna inversión
  • Amigos y familiares: para alguien en específico y no una donación general
  • Basura o reciclaje: porque ya no tienen posibilidad de una segunda vida.

Antes de pasar al tercer paso, asegúrate de repartir a cada destino. Evita a toda costa mantener los objetos por más tiempo.


D: Dar hogar


¡Es momento de reacomodar! Decide el sitio donde acomodarás cada artículo de tu espacio de trabajo en casa, basándote en tus rutinas diarias. La regla básica es poner las cosas que más utilizas a una distancia corta y a la que puedas acceder fácilmente. Visualiza dónde te sentarás y a partir de ahí mide las distancias.

Coloca lo más pesado hasta abajo y justo enfrente de ti lo que más utilizas. Este paso se llama Dar hogar, porque le asignas una casita a cada cosa.

Mantén una estructura. Si no tienes más espacio de forma horizontal, crea espacios verticales. Coloca entrepaños o repisas y asegúrate de darle un lugar a cada cosa.

organiza espacio de trabajo en casa WORTEV
Cortesía OrganizArte

E: Etiqueta al contenedor ideal


Busca contenedores que se ajusten al tamaño de tus artículos, usa colores o diseños que te gustan y por último etiquétalos. Esto te ayudará a identificar en cualquier momento dónde está cada categoría de tus artículos.

Una vez que tienes todo en su sitio, viene el último paso y probablemente el más difícil.


N: No recaigas


Para mantener organizado tu espacio de trabajo en casa durante más tiempo, la clave es no recaer en viejas prácticas: acumular o desorganizar.

La experta recomienda hacer las cosas al momento. Si utilizaste algún documento o sacaste algún archivo y no lo guardas al momento, toda la semana comienzas a acumular de nueva cuenta objetos en el escritorio y para el viernes, otra vez estará lleno de papeles. Recuerda que organizar desde cero, cuesta más trabajo, en cambio, con pequeñas acciones lograrás construir el hábito de la organización.

Esta recomendación aplica en cualquier espacio de tu casa, desde tu clóset hasta la cocina.

Ten fuerza de voluntad. “Si ya invertiste tiempo y dinero en tener un espacio organizado, tu voluntad es muy importante. Lo más sencillo es que con pequeñas acciones lo puedas mantener por más tiempo”.

espacio de trabajo en casa antes y después WORTEV
Cortesía OrganizArte

Para lograr una mayor efectividad y productividad en tu espacio de trabajo en casa, Claudia Torre sugiere mantener el escritorio o mesa donde trabajarás prácticamente vacío, únicamente con tu computadora, una libreta y una pluma. Para el resto de tus objetos, considera comprar un organizador de papelería, una agenda o planificador, un archivero y otra mesa de apoyo para el equipo como la impresora u otros gadgets.

Por otra parte, es fundamental tener una silla cómoda que te permita mantener una buena postura mientras trabajas, así como una buena luz, de preferencia natural y ventilación. Considera que es el espacio donde pasarás la mayor parte del día.

Sin importar el tipo de actividades que desempeñes, contar con un espacio de trabajo en casa adecuado, bien iluminado y decorado a tu gusto, te permitirá desarrollar mejor tu creatividad y serás más productivo.



Levantarte temprano también puede ayudarte a lograr tus propósitos de productividad. Conoce aquí cómo construir el hábito de madrugar.

Arianna Jiménez
Arianna Jiménez
Editora en WORTEV

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.