Leticia Ramírez, fundadora de Drone Domain

Dejó su trabajo en la banca para diagnosticar cultivos con drones

Los drones son más que juguetes, pueden ayudar a diagnosticar cultivos enfermos.

Existen algunos emprendimientos que son poco comunes e incluso el mismo mercado no alcanza a comprender su valor o el potencial que pueden llegar a tener.

Esto sucedió con la empresa de Leticia Ramírez Vargas, Directora General de Drone Domain, una joven mexicana que cambió su carrera en la banca privada para pilotear drones que hoy sirven para identificar las necesidades de los cultivos por medio de mapas multiespectrales.

Su camino emprendedor comenzó en 2018 cuando investigaba sobre el uso de los drones en las diferentes industrias, descubrió cómo en otros países utilizaban esta tecnología para intervenir los cultivos agrícolas.

Esta emprendedora entendió que ese trabajo directo que se hace para mejorar la agricultura está relacionado con el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la Organización de las Nacional Unidas (ONU) que es “Hambre Cero”.

El primer paso fue decidir en qué parte de la agricultura de precisión iba a desarrollarse. Los drones pueden utilizarse para fumigar y fertilizar cultivos, o para realizar mapas de las plantas con el objetivo de identificar cuáles son sus necesidades nutricionales.

Su elección se inclinó por identificar las zonas de estrés de los cultivos, lo que le representó un primer desafío frente a la falta de información sobre su aplicación en nuestro país.

Certificarse para volar un dron

A diferencia de lo que se piensa comúnmente sobre que volar un drone es juego de niños, existe una certificación y se necesita una autorización para hacerlo.

En 2018 entró en vigor la normativa para operar drones, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en colaboración con la Dirección General de Aeronáutica Civil estipularon que es necesario contar con una licencia de piloto federal para poder volar una Aeronave Pilotada a Distancia (RPAS por sus siglas en inglés).

La directora general de Drone Domain tomó un curso con valor a 40,000 pesos y después de seis meses de preparación presentó un examen teórico y práctico para obtener su licencia de piloto de drones.

Fue hasta un año después de haber concebido su idea de negocio que Leticia logró los aprendizajes y la certificación necesaria para poder validar su proyecto y aplicar la tecnología de los drones en el campo.

Durante este proceso, debió investigar sobre diversos aspectos tecnológicos y temas tan complejos como la aeronáutica civil.

“Los drones no son un juguete, son una herramienta de trabajo y puede ser peligrosa si no se utiliza responsablemente”, advierte la emprendedora.

De acuerdo con el marco regulatorio vigente en México y Estados Unidos, aquellos drones que pesan más de 250 gramos están considerados como una herramienta de trabajo que puede causar accidentes.

Leticia Ramírez

Leticia fue de las primeras mujeres en obtener una certificación como piloto de drones.

Agricultura de precisión

Una vez obtenida su licencia de piloto, la joven emprendedora adquirió un par de drones para comenzar a ofertar su servicio basado en la agricultura de precisión. Un aspecto poco conocido en nuestro país, pero que en un corto plazo será la solución a la demanda impulsada por el crecimiento poblacional.

Sin embargo, al salir al mercado encontró que los agricultores mexicanos están muy acostumbrados a trabajar bajo determinados esquemas y muchos se rehusaron a cambiarlos.

Nadie compraba su gran idea de los análisis multiespectrales, pese a que en otros países dicha tecnología es muy eficiente y demandada.

“Enfrenté un proceso de humildad, de darte cuenta de que tal vez tu idea como emprendedor no siempre es la mejor aunque pueda funcionar en otros países”, recuerda.

Esta situación la llevó a replantearse varias cosas. Se acercó a los dueños de una empresa dedicada a la agricultura en busca de tener una sociedad para ofrecer un servicio integral.

Con esta sociedad, hoy Drone Domain permite extraer la radiografía de un cultivo, identificar el problema y atenderlo mediante una nutrición especializada.

Diagnosticando los cultivos

A través de un sensor multiespectral, que se obtiene por medio de una cámara de cuatro espectros que está montada al dron, se capta la radiación que emiten las plantas para realizar lo que denominan mapa multiespectral de los cultivos, con ello es posible identificar si las plantas manifiestan estrés o alguna necesidad nutricional específica.

A este aspecto se le conoce como agricultura de precisión, lo cual permite el aumento de la producción de los cultivos al anticiparse a los problemas que pueden surgir en ellos. Además, favorece al medio ambiente a partir de la reducción del uso de productos tóxicos en el campo, evitando la contaminación de los suelos y disminuyendo el efecto invernadero.

De esa forma se garantiza la salud de los cultivos, dando como resultado mejores productos que representan una mejor nutrición para los seres humanos y una mayor cantidad de alimento disponible en el mercado.

Drone Domain

Leticia Ramírez de Drone Domain vuela drones para mejorar los cultivos mexicanos.

Prevención en salud de cultivos

A partir de esta propuesta, Dron Domain y sus socios han logrado entre un 10 y 60% de aumento en la producción de los cultivos donde trabajan e incluso han observado una reducción en los costos operativos al evitar el uso excesivo de fertilizantes y pesticidas.

Si los cultivos estén sanos desde una etapa temprana, serán resistentes a heladas, plagas y otras enfermedades.

La empresa ofrece sus servicios a cultivos de producción de piña en Costa Rica y cultivos de naranja en Monterrey, y próximamente podría comenzar a trabajar en Guanajuato con un proyecto de producción de cebada.

También han trabajado con campos de Golf, en donde se requieren pastos siempre verdes, lo cual se logró con una correcta nutrición.

Esta tecnología puede aplicarse con cualquier cultivo en grandes extensiones, ya que en espacios cerrados es imposible volar los drones y obtener mapas multiespectrales, como es en el caso de los invernaderos.

Es importante considerar que cada cultivo tiene un proceso diferente de desarrollo y de producción, aunque en general este tipo de análisis se realizan durante los primeros meses siempre y cuando las zonas agrícolas ya cuenten con hojas y produzcan clorofila, que es lo que permite que las plantas emitan la radiación que será captada por los drones.

Una flotilla de drone

Por el momento Drone Domain solo cuenta con un par de drones adecuados con una cámara de alta definición y un sensor multiespectral.

Entre los planes a futuro de Leticia Ramírez está el poder contar con una flotilla de drones que sean piloteados por mujeres, ya que actualmente existe un aproximado de 250 pilotos certificados en México y solo ocho de ellas son mujeres.

Leticia está en busca de clientes grandes, producciones masivas que se interesen por invertir en esta tecnología.

Incluso le gustaría que México innovara en la agricultura de precisión como lo está haciendo Alemania, en donde la tecnología que se está experimentando a través de sensores hiperespectrales, permite captar si a una planta le hace falta algún nutriente específico como el nitrógeno, ya que su radiación es distinta a una planta 100% sana.

“A mí me gustaría que se impulsara el uso de esta tecnología desde la carrera de Agronomía y que los estudiantes conozcan que esto existe y que se pude aplicar en los procesos agrícolas”, comparte.

Lección emprendedora

Leticia Ramírez considera que para iniciar un negocio hay que recordar que somos nosotros mismos quienes nos ponemos las barreras.

En su caso, ella estaba dedicada a una carrera profesional en otro rubro, pero se interesó en los drones y eso la llevó a la agricultura de precisión. Tras investigar y prepararse adecuadamente, se lanzó para iniciar su proyecto.

No encontró límites, ni siquiera cuando los agricultores no adquirían sus servicios, pues la respuesta la encontró en asociarse con otra compañía del mismo sector.

Leticia recomienda siempre estar abiertos a nuevas ideas, investigar cómo se trabaja en otros países y entender cómo podría funcionar dicha idea en el contexto propio.

Si te interesa las historias inspiradoras sobre emprendedores te recomendamos leer Yipi, un empresa que apuesta por la movilidad sustentabilidad en Jalisco.

 

Acerca del Autor /

[email protected]