Estructura financiera: 3 aspectos clave para organizar tus recursos

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
estructura financiera y planeación financiera WORTEV

La estructura financiera es el conjunto de recursos económicos con los que cuenta una empresa, procedentes de fuentes de financiamiento internas o externas. El objetivo de esta estructura es optimizar e incrementar las ganancias buscando una rentabilidad. 

El área financiera de una empresa es clave para este propósito, ya que te ayudará a la toma de decisiones oportunas y relevantes:

  • Oportunas porque se toman en el tiempo adecuado para prevenir situaciones queremos evitar.
  • Relevantes porque nos ayudarán a ser eficientes y a que estas decisiones realmente aporten valor a la organización.

Fragmento del webinar Planeación financiera y costeo, claves para lograr la rentabilidad

Te recomendamos leer: ¿Qué hace un área de finanzas?


3 aspectos clave para tu estructura financiera


# 1: Planeación financiera


¿Qué es planeación financiera? es estructurar y poner las cosas en orden, hacerlo te puede ayudar a tener mejores resultados. A veces se nos olvida lo importante que es planear porque estamos inmersos en el día a día, así que toma nota de estos cuatro puntos clave para hacer tu plan financiero: 


1. Tener objetivos claros

No es suficiente decir “quiero vender mucho”, necesitas definir la cantidad que quieras vender y ser lo más específico posible. Por ejemplo, quiero vender 200 mil pesos a través de mi tienda en línea. 


2. Establecer plazos

Ya sabes cuánto, pero ahora necesitas definir cuándo, es decir, en cuánto tiempo quieres lograr este objetivo. Puede ser en un año, en dos, en un trimestre. Esto te ayudará a tener la meta clara y día a día trabajar para llegar a ella.


Conoce los 5 errores financieros más comunes en la contabilidad de una empresa


3. Presupuesto financiero

Ahora sigue el cómo; establece los pasos a seguir para lograr para definir cómo vas a lograr tu objetivo financiero. Por ejemplo: cuánto tengo que invertir, qué tengo que pagar para lograrlo y qué estrategias debo hacer para vender. 

Esto no basta con saberlo, aunque tú tengas muy claro que tu propósito es vender 200 mil pesos, es importante plasmarlo para tu estructura financiera. Al escribirlo, lo tenemos más claro y es más sencillo compartirlo a los colaboradores, además al pasarlo de la mente al papel será mucho más fácil ir logrando estos objetivos.


4. Medición y control

No creas que con los tres puntos anteriores es suficiente. Algo de lo más importante es monitorear constantemente el proceso. Si no puedes hacerlo diario por la operación, al menos una vez a la semana, tómate el tiempo para medir y conocer cómo va el proceso para llegar a tu objetivo.

Esto es muy importante porque permite observar si hay desviaciones, por ejemplo, si saliste de presupuesto, no vas bien en los tiempos o no consideraste algún gasto. En este punto puedes hacer correcciones, es válido replantear si consideras que no estás llegando a los resultados o hay factores que no tomaste en cuenta al inicio.



# 2: Riesgo financiero en tu estructura


Estamos habituados a ver al riesgo como algo negativo. La importancia de tener el riesgo en nuestras mentes y considerarlo en tu estructura financiera es porque al estar conscientes de que existe, podemos: 

  • Mitigarlo
  • Eliminarlo 
  • Tomar acciones para que no se cumpla o no tenga un impacto grande en mi planeación

Hay cuatro tipos de riesgo que te pueden impactar:


Mercado

Aunque es un riesgo externo, puede impactar, por ejemplo: la inflación. En este caso puedes comenzar a buscar otro tipo de materias primas, más proveedores o ajustar tus costos para mantenerte en el mercado. 

Otro caso es la pandemia, que no permitió una gran preparación pero sí planear hacia el futuro y tomar medidas correctivas.


Crédito

Si no estás en posibilidades de hacer frente a tus compromisos puedes acercarte a las instituciones que ofrecen financiamiento, como un crédito o solicitar capital privado para que pueda invertir en tu empresa y salir adelante.

Este riesgo en tu estructura financiera aparece cuando tienes complicaciones para cubrir estas obligaciones que adquiriste. Para evitar caer en él, pregúntate ¿cómo harás frente a este nuevo compromiso? 

Por ejemplo, al pedir un préstamo bancario investiga cuál es la tasa de interés que deberás cubrir. Ésta, la tendrías que agregar al presupuesto para tenerla prevista al momento de que llegue el día de pago. 


Liquidez

En este caso, existe un concepto que se utiliza frecuentemente que es flujo de efectivo, esto se refiere al dinero que tienes a disposición para hacer frente a todos tus compromisos, ya sea en el banco o en la caja chica. 

En este caso, el riesgo surge cuando se agota esta fuente y evita que pagues nómina, créditos, materiales para producción. Asegúrate de siempre mantener un nivel de liquidez que te permita afrontar tus compromisos. 


Operacional

Se refiere a esos factores que ponen en riesgo la operación de tu emprendimiento. Por ejemplo, si te dedicas a la producción de un bien y tu maquinaria se descompone o si solo dependes de una persona como mano de obra especializada.

Para evitar caer en este riesgo, asegúrate de brindar mantenimiento frecuente a tu equipo para que no falle. Y en caso de requerir mano de obra calificada, existe el riesgo de no tener cómo darle continuidad en caso de renuncia o falta. Necesitas prever la participación de más de un colaborador para cubrir el puesto y hacer frente a tus compromisos de entrega.

No le tengas miedo a los riesgos. Recuerda que mientras más información tengas y cuentes con más recursos, vas a estar mejor preparado para ayudar a tu empresa. 



# 3: Estructura de capital óptimo


La estructura de capital se refiere a los porcentajes de capital accionario y de deuda, que representan el valor de la empresa. Una estructura óptima es aquella que tiene una deuda más baja en comparación con las acciones.

Sin embargo, no existe una estructura de capital óptimo para todas las empresas. Ya que esto depende de las capacidades de tu negocio. Si eres capaz de cubrir tus deudas, adelante, puedes seguir capitalizando a través de deuda para crecer. 

Pero, si tu capacidad no da, tendrás que buscar nuevas formas de hacer frente a estos compromisos. Aquí interviene la etapa de tu empresa (es decir, si tu empresa es de reciente creación o ya vas en una etapa avanzada) y los riesgos (que ya abordamos en el # 2).

Por lo tanto, la estructura de capital óptimo dependerá de la etapa en la que se encuentre tu empresa, sus necesidades y sus posibilidades de deuda.


En WORTEV contamos con un área de Finanzas diseñada para optimizar tus recursos monetarios. Nuestro propósito es ayudarte a la toma de decisiones acertada para contribuir a tu crecimiento. 

Compártenos tus dudas sobre la estructura financiera en los comentarios y permítenos asesorarte.


Paulina Portillo
Paulina Portillo
Directora de Finanzas en WORTEV

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.