¿Cuántas horas al día pasas frente a una pantalla? Este es el impacto que provoca la luz azul

¿Podrías pasar todo un día sin utilizar algún dispositivo electrónico? La realidad es que hoy los smartphones, laptops, tablets y hasta el reloj inteligente son una extensión de nuestro cuerpo. Desde que nos despertamos y hasta que nos acostamos por lo menos utilizamos uno de estos gadgets con luz azul.

 

El smartphone es el dispositivo que más utilizamos. De acuerdo con la Asociación de Internet MX, 92% de los usuarios de internet se conecta a través de un celular, seguido por laptop con 76%. Los mexicanos en promedio pasamos 8 horas y 20 minutos frente a una pantalla, para muchos eso es más que el tiempo que le dedican a dormir, por lo que estamos gravemente expuestos a afectaciones al sueño, a la vista y a la piel por el impacto de la luz azul, ahora explicamos porqué.

 

Por su composición, todas las pantallas de los dispositivos digitales emiten luz azul, su intención es mejorar el rendimiento y la capacidad de aprendizaje, así como aumentar la energía e incluso reducir el jetlag. Pero como todo en exceso es malo, al estar sobre expuestos a este tipo de luz, médicos y especialistas han detectado daños tanto a la vista como a la piel.

 

El lado oscuro de la luz azul

 

La luz azul es científicamente conocida como Luz HEV (High Energy Visible). Es una luz de alta energía y corta longitud en el espectro de luz visible. Nuestros ojos la perciben como luz blanca y en general estamos rodeados de ella de forma natural. Pero, las pantallas la emiten de forma muy intensa. Estas son sus principales afectaciones:

 

Calidad de sueño

Una de las primeras afectaciones se relaciona con el sueño. La exposición a la luz reduce la melatonina, la hormona del sueño, por eso nos cuesta dormir después de pasar tiempo frente al celular. Por este motivo, se recomienda alejar todo dispositivo por lo menos media hora antes de dormir.

 

 

Vista y ojos

El siguiente efecto se percibe en la vista. Ojos secos, ojos llorosos o dolor de cabeza son algunos de los síntomas de fatiga ocular a causa de una sobre exposición a la luz azul. Estar al menos tres horas frente a una pantalla al día puede producir Síndrome visual informático, cuyos principales indicios son visión borrosa intermitente y los ya mencionados anteriormente.

 

Piel

El daño que menos percibimos, ya que no muestra síntomas, pero de hecho es el más peligroso es la afectación a la piel, debido a la corta distancia desde la fuente directa de la luz. La luz azul emite rayos UV -sí, igual que el Sol-.

 

Generalmente cuando vamos a la playa o estamos durante varias horas en exposición, nos cubrimos con sombrero, lentes y protector solar porque sabemos del peligro, pero ¿lo usamos al trabajar frente a la computadora o al usar nuestro smartphone? De hecho, para las personas que viven en ciudades, la mayor parte de rayos UV que reciben son desde fuentes artificiales de luz azul.

 

Estos rayos penetran la piel y dañan las células que nos protegen, por lo tanto, el principal efecto es la disminución en la elasticidad de la piel, es decir, envejecimiento prematuro, incluso ya existe un término para ello: Digital aging (envejecimiento digital). La aparición de arrugas y manchas en la zona de la frente, pómulos y barbilla también puede ser provocada por esta sobre exposición.

 

Así puedes reducir los efectos de la luz azul

 

Con las medidas de confinamiento, los dispositivos digitales se han convertido en herramientas para nuestra vida. Trabajar, ejercitarnos, divertirnos, pagar servicios, realizar compras hoy es posible gracias a estos objetos. Así que toma nota de estas recomendaciones para reducir los efectos de la luz azul:

 

Reconfigura tus pantallas

 

Todos los sistemas operativos ofrecen la posibilidad de ajustar la intensidad de brillo y luz emitida. Busca en la configuración la opción Modo nocturno, Night shift o Modo lectura, configúralo principalmente para momentos en los que la luz en tu entorno es baja.

 

Aplicaciones muy utilizadas como Facebook y Twitter ofrecen la posibilidad de cambiar a Modo oscuro que, aunque no combate el daño a la piel, sí ayuda a reducir la fatiga visual.

 

Usa filtro solar

 

Desempolva el protector solar que tienes guardado en un cajón e inclúyelo en tu rutina matutina diaria. La recomendación es aplicarlo cada dos horas y de preferencia con factor de protección solar (FPS) entre 30 y 50. Asegúrate de que proteja contra los rayos UVA y UVB.

 

Consume antioxidantes

 

Alimentos como aceite de oliva, aguacate, ajo, avena, naranja, zanahoria, té verde y frutos secos son antioxidantes naturales. Inclúyelos en tu ingesta diaria para combatir y prevenir el envejecimiento prematuro.

 

Detox digital

 

Para prevenir los daños de la luz azul no hay nada mejor que alejarnos de las pantallas (a medida de lo posible). Reconfigura tus horarios para que al menos en momentos de ocio, realices actividades que no involucren dispositivos electrónicos.

 

Para ayudarte a reducir la utilización de pantallas, el primer paso es estar conscientes de la cantidad de horas que pasamos frente a ellas. Existen aplicaciones que miden el tiempo y la utilización que le damos a los dispositivos móviles, prueba con Instant, Quality Time, Moment o Webtime Tracker.

 

Como emprendedor, muchas veces te dejas al final de tu lista de prioridades. Recuerda que para que tu empresa funcione, la salud física y mental es primordial. Pon en práctica estos 5 consejos para llevar un estilo de vida más saludable.

Acerca del Autor /

[email protected]

Editora Wortev