viviendas sustentables

Ingenieros de la UNAM construyen viviendas sustentables

Cuando un emprendedor tiene una idea de negocio es el primero en apostar por ella y no dejar de creer, pase lo que pase.

Allan Rodríguez es ingeniero civil por la Facultad de Estudios Superiores Aragón (UNAM) y lo que comenzó como un proyecto universitario hoy es una empresa de investigación e innovación en materiales para viviendas sustentables.

En 2014, Allan Rodríguez creó Ingenia Concretos con una sociedad formada por tres amigos y compañeros de la universidad, pero hubo conflictos internos por falta de capital, experiencia y dirección.

“No acordamos desde el inicio la responsabilidad de todos y yo como fundador no supe comunicar la verdadera visión. Nuestra visión no estaba alineada”, admite.

Por fortuna, no había mucho capital invertido. Después de que la primera iniciativa murió, el emprendedor estaba decidido a no dejar de creer en su idea de negocio: crear un concreto capaz de reducir la contaminación. Tenía varios trabajos para pagar los estudios sobre el concreto y el registro de marca.

viviendas sustentables

Sin embargo, llegó un momento en que decidió que tenía que parar y comenzó a ver todo gris. “Tuve un accidente automovilístico y piensas que todas las puertas se cierran”, recuerda. Esa fue una forma de tocar fondo antes de mostrar su resiliencia y seguir adelante con el proyecto.

 

Encontrar a un nuevo socio

 

Allan asistió a un evento de emprendimiento y networking, en donde conoció a su actual socio Héctor Martínez Sánchez, quien también estudió ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México y tenía una empresa de corte de láser.

“Lo identifiqué porque en una conferencia de emprendimiento ambos estábamos haciendo la misma pregunta sobre el concreto”, cuenta.

Después de platicar en varias ocasiones se dieron cuenta que tenían la misma visión, así que comenzaron a trabajar juntos. En 2016 comenzaron a facturar como personas físicas con actividad empresarial y desde hace año y medio adquirieron una empresa para constituirse como Sociedad Anónima y poder trabajar con Sociedad Hipotecaria Federal, banca del gobierno.

 

Concreto que reduce la contaminación

 

Ingenia Concretos es una empresa que se dedica a buscar el beneficio social y ambiental con la tecnología del concreto.

Desarrollaron dos productos: el concreto permeable, que ayuda a recuperar agua para los mantos acuíferos que se usa en corredores peatonales, estacionamientos y parques, y el concreto fotocatalítico, que purifica hasta un 30% de las partículas dañinas (óxidos nitrosos) que flotan en la atmósfera.

 

 

Se prevé que en 2050, uno de los grandes problemas de México será la contaminación por óxido de nitrógeno, causante de enfermedades pulmonares.

Su modelo de negocio tiene dos vertientes. La primera es la venta del concreto a casas de materiales y constructoras en el Estado de México. Entre sus planes se encuentra crecer a Querétaro, Puebla, Chiapas, Guadalajara y Monterrey.

La segunda vertiente es vender viviendas construidas con concreto permeable, fotocatalítico y además con ecotecnologías a través de Sociedad Hipotecaria Federal.

 

 

Allan y Héctor se dieron cuenta que hay un segmento de la población que está en el sector informal, que no puede acceder a créditos de Infonavit o Fovissste y que están interesados en la autoconstrucción de vivienda. Así que decidieron crear un producto para ellos.

En México seis de cada 10 viviendas son de autoconstrucción, es decir que se construyen sin la asesoría de un arquitecto o ingeniero, de acuerdo con datos de Sociedad Hipotecaria Federal.

 

Viviendas sustentables

 

Una de las claves para empezar a crecer fue que Allan y Héctor no perdían ocasión para compartir en cada evento que se paraban, con otros emprendedores, lo que hacían. De esa forma empezaron a ganar visibilidad en las redes sociales con el concreto fotocatalítico. Todo mundo quería ese material, pero se toparon con el estigma de que todo lo sustentable es caro, cuando hoy en día los costos se han abaratado y son muy competitivos.

Con el tiempo, los emprendedores se dieron cuenta que el mercado no estaba preparado para entender estos productos, así que decidieron cambiar la comunicación y se enfocaron a explicar cuánto cuesta y cómo funciona. Pasaron de tratar de vender productos sustentables a vender viviendas sustentables.

El porcentaje de los contratos hipotecarios por una vivienda verde se han elevado hasta 89%, de acuerdo con datos de Infonavit.

 

 

Para llegar a su modelo de negocio actual, Ingenia Concretos ha tenido que pivotear su modelo unas 15 veces, en los últimos años han presentado la empresa con un pitch más de 40 veces.

“Yo tenía miedo de ‘pitchear’ nuestro negocio, a veces nos detenemos en lanzar un producto y yo me pregunto: ¿Cuándo vamos a estar realmente listos? Como dice Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn: “Si no te avergüenzas de la primera versión de tu producto es que la has lanzado demasiado tarde”.

 

Pandemia, tiempo de replantear

 

En marzo de 2020, cuando se decretó la Pandemia por Covid-19, Ingenia Concretos estaba por echar a andar su planta de producción, adquiriendo maquinaria para atender a un mercado más grande.

Sin embargo, después de la primera semana de ver la alerta sanitaria decidieron trabajar en la incertidumbre y establecieron que esta emergencia duraría un año -cuando menos- así que destinaron los recursos de manera prioritaria y se impusieron no hacer gastos innecesarios.

También les ayudó que cuentan con otro negocio y empezaron a recibir pequeños proyectos de producción, pues mucha gente aprovecho el tema de la autoconstrucción, aprovechando que tenía algunos ahorros y un poco de tiempo extra.

El tiempo de pandemia lo han aprovechado para revisar el tema de las patentes y certificaciones de sus materiales. Además de la construcción del prototipo de viviendas sustentables y la innovación constante, pues hoy tiene una versión 1.0 funcional de los materiales, pero ya están trabajando en la 2.0.

 

 

Aprendizajes

 

En la universidad, estos emprendedores aprendieron a calcular muros y edificios, pero lo que realmente les ayudó iniciar a emprender fue que quedaron seleccionados para un curso del Museo de Economía que se llamaba Espacio Idea. Ahí aprendieron el ABC legal para los emprendedores y temas de contabilidad.

Allan asegura que algunas de los aprendizajes que han tenido como emprendedores son:

  1. Ser todólogo no es malo, pero para crecer necesitas delegar. En un principio ellos programaron su propia página web, pero hoy delegan esas tareas para enfocarse en conseguir clientes y coordinar la parte administrativa.
  2. Buscar socios que se alineen al negocio. Allan aprendió que antes de invitar a un socio y encontrar al adecuado tenía que tener objetivos claros a mediano y largo plazo.
  3. Un producto innovador no siempre será bien recibido en un principio. A veces los productos son tan nuevos e innovadores que la gente no los entiende y necesitan tiempo para que el mercado los adopte. Si tu producto o proyecto no tiene innovación, no hay forma de ser competitivo y tener futuro.
  4. El mejor momento de iniciar es hoy y con el tiempo pules tu negocio. Si no inicias no van a salir los problemas, no recibirás críticas. El perfeccionismo frena.
  5. Haz de la incertidumbre la mejor certidumbre. Todas las empresas deben saber gestionar los riesgos afrontarlo y aceptarlos con persistencia.

 

 

Internacionalización

 

A la distancia, Allan asegura que haber fracasado con la primera sociedad, y que después tuviera un accidente automovilístico, en ese momento podría ver frenado su sueño. Hoy, tal vez, dice, estaría trabajando en otro empleo o lo habría perdido por la pandemia.

La gran lección que aprendió de eso fue que si todo se torna mal, hay que tener temple para afrontar la situación con serenidad.

Allan asegura que para 2021 buscarán expandirse en el tema de viviendas sustentables en el Bajío y tiene proyectado internacionalizarse, ya están en negociaciones con una cementera de Guatemala.

 

Conoce a esta empresa que hizo del reciclaje de colillas de cigarro un modelo de negocio escalable.

Acerca del Autor /

[email protected]

Editora Wortev