¿Cómo construir una empresa en México?

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
como construir empresa en México WORTEV

Comprender qué tipos de empresas existen en México es de suma importancia si se piensa en emprender un nuevo negocio. Conocer los beneficios y ganancias de cada figura, así como el rol de los dueños y sus responsabilidades en cada caso es vital para elegir la mejor manera de constituir una empresa.

Las denominaciones sociales en nuestro país fijan el interés o propósito en común de las empresas. Una sociedad se forma cuando dos o más personas se unen para aportar y obtener ganancias a través de actos lucrativos comerciales. Para que estas funcionen, necesitan una transacción comercial de compraventa, que cada socio aporte con una contribución patrimonial y que los socios compartan la contribución de las ganancias o las pérdidas.

 

Estos son los 13 principales tipos de denominaciones para constituir una empresa:


1. Sociedad en Nombre Colectivo (S. en N.C.)

Esta se denomina con los nombres de los socios, acompañados por “y compañía” o equivalente. Se destaca que el encargo de cada socio es limitado y subsidiario de todos los socios, quienes deberán comprometerse por todos los deberes que la sociedad contraiga. En las sociedades de nombre colectivo es indispensable que haya, por lo menos, dos socios. De esta manera, se les obliga a participar en las decisiones de la empresa.

Esta denominación social se utiliza principalmente en despachos y compañías del tipo “holding”. Algunos ejemplos son Federal Express Holdings México, y Boliches AMF y Compañía.


2. Sociedad en Comandita Simple (S. en C.S.)

Se forma con dos tipos de socios. Los comanditados son quienes poseen un compromiso ilimitado y responden de manera subsidiaria a las obligaciones de la empresa. Por otro lado, los comanditarios establecen su encargo según sus aportaciones.

El socio comanditario tiene el control de la gestión de la empresa y ambas partes comparten el derecho a usar propiedades de la sociedad y sus beneficios. Sin embargo, solo el comanditario se responsabiliza por las deudas contraídas por la sociedad.

Generalmente, se utiliza este tipo de sociedad para desarrollar proyectos de planificación patrimonial o inmobiliarios comerciales. Se nombra a partir de los apellidos de uno o más de los socios comanditados, acompañado de “sociedad en comandita” o con sus siglas C.S.


3. Sociedad en Comandita por Acciones (S. en C. por A.)

Esta sociedad es formada por uno o varios accionistas comanditarios con responsabilidad ilimitada y tiene un capital social mayor a los 50 mil pesos mexicanos. En esta razón social también se incorporan accionistas comanditarios que solo sean responsables del pago de sus acciones. Así, no todos los socios tienen las mismas responsabilidades, ya que dependen del aporte de su capital.

La sociedad de comandita por acciones es la denominación más utilizada para constituir una empresa en la que los socios fundadores desean manejar y dirigir la empresa.



4. Sociedad de Responsabilidad Limitada (S. de R.L.)

Se trata de una sociedad intermedia formada por dos socios que solo están obligados al pago de sus aportaciones. Su compromiso se limita al capital aportado y no responde al capital de los accionistas.

Por sus características de regulación flexibles y más “liberales”, este tipo de sociedad se recomienda ampliamente para las pequeñas y medianas empresas (PyMEs). Algunos ejemplos de sociedades de responsabilidad limitada son Mabe México, Grupo Pascual y Cemento Cruz Azul.


5. Sociedad Cooperativa (S.C.)

Es una sociedad mercantil en la que intervienen al menos cinco personas y la cual ofrece rendimientos por trabajo o consumo. Así, todos los socios pertenecen a la clase trabajadora. La responsabilidad entre los socios puede ser limitada o suplementada, dependiendo de su aportación o de lo establecido en el acta constitutiva.

Las sociedades cooperativas son recomendables para las empresas dedicadas a actividades del sector primario. Por ejemplo, agricultura, ganadería, pesca, caza o explotación forestal.


6. Sociedad Anónima (S.A.)

La sociedad anónima se compone de socios en virtud de una colaboración en el capital mediante títulos o acciones. La obligación de los socios se limita al pago de sus acciones correspondientes con un mínimo de capital de 50 mil pesos.

La responsabilidad social es ilimitada, por lo que todos los socios deben responder en caso de una cancelación por fondos insuficientes. Algunos ejemplos de sociedades anónimas son WalMart, Bimbo y Bayer.


7. Sociedad Anónima de Capital Variable (S.A. de C.V.)

Este tipo de sociedad es uno de los más utilizados para constituir una empresa en México. Permite a los accionistas participar sin perjudicar el fin del capital constituido. Es decir, no se permite que alguno de los socios produzca utilidades o beneficios económicos superiores al capital social destinado a la empresa.

Esta figura es la unificación de dos o más accionistas con el mismo fin, que tiene como propósito representar como persona moral a dos o más personas físicas. Esta figura facilita el dinamismo de ingreso de capital, sin embargo, también tienen algunos aspectos que debes considerar como la restricción de venta de acciones a terceros.


8. Sociedad Anónima Promotora de Inversión (S.A.P.I.)

Esta figura es una de las más recientes y se creó con la intención de promover la inversión privada en el país. De hecho, está reglamentada por la Ley del Mercado de Valores. A diferencia de la S.A. de C.V., en este caso, sí se puede obtener acciones del capital social y solo se requiere 10% de participación de los accionistas para designar o revocar consejeros, a diferencia de la anterior, que pide un 25% de acciones para votar.

En este caso, el emprendedor puede conservar el control operativo de la empresa y el inversionista tiene derecho a conocer el manejo de los recursos, sin involucrarse en la operación.


9. Sociedad Anónima Bursátil (S.A.B.)

Constituir una empresa bajo esta figura es recomendado para empresas o personas morales que requieren financiarse mediante la emisión de acciones y títulos de renta o bonos, es decir, de productos de renta fija y renta variable.

Estas sociedades comercializan sus acciones en el mercado de valores. En México por ejemplo, existen la Bolsa Mexicana de Valores (BMVA) o la Bolsa Institucional de Valores (BIVA)


10. Sociedad por Acciones Simplificada (S.A.S.)

Este tipo de sociedad para constituir una empresa existe desde 2016. Surgió ante la necesidad de crear una empresa a través de medios electrónicos. Puede constituirse a partir de uno o más accionistas o personas físicas y no hay un mínimo de capital. Uno de sus beneficios es que tanto la constitución como otros trámites son gratuitos y pueden hacerse en línea y desde cualquier lugar.

La S.A.S. permite a los emprendedores, así como a las micro y pequeñas empresas, la posibilidad de desarrollar su actividad económica bajo una figura empresarial. Lo cual, además de facilitar la operación y división de capital propio y empresarial, también les ayuda a solicitar productos financieros comerciales.


11. Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (SOFOM)

Las SOFOMES son figuras que deben estar registradas ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), y pueden ser reguladas y no reguladas. Su propósito es el otorgamiento de crédito, arrendamiento financiero o factoraje financiero.

Las SOFOMES reguladas están vinculadas con alguna institución inscrita en el Registro Nacional de Valores y contar con la aprobación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Por otra parte, las no reguladas, están sujetas de la inspección y vigilancia de la CNBV, exclusivamente para verificar el cumplimiento para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.


12. Sociedad Financiera de Objeto Limitado (SOFOL)

Las SOFOLES se encargan de otorgar créditos o financiamientos para un fin específico como: viviendas, autos, créditos personales o créditos comerciales. Están reguladas ante la CNBV y generalmente se enfocan el sectores que generalmente no tienen acceso a productos financieros tradicionales. Algunos de los sectores con mayor atención son agroindustria, consumo, hipotecario y automotriz.


13. Sociedades Financieras Populares (SOFIPO)

Las SOFIPO también son entidades financieras que operan mediante la autorización de la CNBV. Están facultadas para ofrecer servicios como recibir depósitos, recibir y otorgar préstamos o créditos, expedir y operar tarjetas de débito, transferencias o pagos de servicios de terceros, entre otros servicios. Están dirigidas a sectores no bancarizados o que tienen contacto por primera vez, con una institución financiera, de manera segura.

¿Ya habías considerado alguna de estas figuras para constituir tu empresa? En WORTEV podemos ayudarte a aclarar todas tus dudas y ayudarte a elegir la mejor para tu emprendimiento. Ponte en contacto con nosotros y conoce más sobre nuestros servicios legales para hacer crecer tu negocio.



Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *