Este emprendedor creó contratos electrónicos, cuando los abogados se negaban a dejar el papel

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
Ignacio Bermeo creó contratos electrónicos para emprendedores WORTEV

En plena 2019, todavía muchos abogados se rehusaban a utilizar contratos electrónicos porque decían que no les urgía dejar el papel. Un año después, la principal barrera que tenía Trato.io, empresa que ofrece contratos inteligentes basados en blockchain, IA y machine learning, quedó derribada.

Ignacio Bermeo, fundador de Trato.io, inició su negocio en 2014 con la idea de cambiar “la forma en que los abogados celebraban un contrato”. Tenía que convencer a los legistas de dejar el papel y empezar a usar contratos electrónicos. Tuvieron que pasar por lo menos cinco años para que encontrara el timing perfecto.

Todo comenzó en el 2000, cuando este licenciado en derecho y programador exploraba la posibilidad de reunir la tecnología con el derecho. Antes de dar en el clavo, hizo muchos experimentos de cómo podía ofrecerse el servicio legal a través del uso de la tecnología.

Ignacio atendía clientes para apoyarlos en asuntos corporativos e internacionales en Monterrey, donde estudió, y después en Ciudad de México. Escuchando a sus clientes fue como encontró el dolor del mercado. Muchos de ellos se quejaban de que las negociaciones que podían ser muy rápidas, llevaban meses, por el papeleo.

El uso del papel en los procesos legales causaba molestia porque se perdía la información, no se podía llevar registro de lo que estaba sucediendo, los abogados iban de un lado a otro llevando documentos físicos.

Este joven abogado identificó que había posibilidad de modificar esa “absurda realidad” con los conocimientos que tenía sobre programación y desarrollo de aplicaciones. Así creo una aplicación para seleccionar un contrato, firmarlo y mandarlo a una persona con la que se tenía un acuerdo preestablecido.

También puedes leer: 10 soluciones tecnológicas que necesita tu pyme para hacerle frente al mundo híbrido

Contratos electrónicos basados en blockchain

La idea estaba lista, pero Ignacio necesitaba capital y ayuda para evolucionar su modelo de negocio. Así que en 2014 entró a un programa del The Founder Institute, en Silicon Valley, California, en donde defendió su idea ante mentores inversionistas para probar qué tan buena, muy buena, mala o muy mala era su idea.

En ese programa hizo experimentos para ver qué tan escalable era su idea, qué tanto impacto podía tener. Los resultados fueron muy positivos porque no sólo descubrió que su idea era muy buena, sino que obtuvo inversión por 350 mil dólares para el desarrollo de Trato.io.

La base tecnológica de esta aplicación legal está en el blockchain, esa tecnología que hace posible el uso de criptomonedas entre particulares garantizando que el activo digital no se duplique. Esto aplica de igual forma para los documentos jurídicos que hoy se puedan intercambiar entre particulares, con la garantía de que no se van a duplicar.

La oferta de valor de Trato.io es que puedes identificar las versiones de los documentos, esto te permite llevar una mejor trazabilidad de cada una de las acciones que ocurrieron y tener tareas automatizadas que están establecidas en código.

Además, la aplicación usa Inteligencia Artificial para evitar que los abogados se dediquen a hacer trabajos repetitivos, a través del Machine Learning, el sistema va aprendiendo de lo que hacen los abogados para que después sea más rápido y de forma más eficiente el envío y firma de documentos.

También puedes leer: ¿Resistencia al cambio? Podría ser solo por miedo a la tecnología.

Hoy todo mundo necesita contratos electrónicos

Trato.io nació como la filosofía de escalar, así que para ganar sus primeros clientes participó en un evento de Corporate Venture de BBVA Bancomer para convertirse en proveedor del flujo jurídico y negociación de contratos de este corporativo. Así ganó otros clientes como Samsung, y después sumaría a Rappi y Cabify.  

Pero Trato.io no sólo atiende a grandes empresas, también tiene entre sus clientes, pequeñas y medianas empresas, así como profesionistas independientes. Cuenta con un servicio con diferentes niveles de suscripción y una versión gratuita.

El impulso que ha dado la pandemia a la transformación digital de las empresas provocó que Trato.io tuviera un crecimiento muy similar a haber recibido una ronda de inversión, pues hoy más que nunca tanto micronegocios como grandes corporativos están buscando cómo firmar contratos electrónicos para evitar usar los medios de presentarse físicamente en otra oficina y exponerse a algún contagio.

La empresa de Ignacio hoy se encuentra en Estados Unidos, Reino Unido, Colombia, Argentina, Chile y Perú, Brasil. Cada país maneja diferente el uso de la firma electrónica. Si va a firmar con alguien en otro país, necesitas saber qué requisitos te van a pedir ante un tribunal y con machine learning esto está disponible en su plataforma.

También puedes leer: ¿Qué tipo de emprendedor eres frente a la tecnología? Identificamos 6 perfiles.

Para crecer se necesita capital inteligente

Ignacio ha recibido varias rondas de inversión y conquistar a los inversionistas no ha sido tarea fácil. No solo han sido atraídos por su innovador negocio y la tracción, sino también porque él como emprendedor tiene una visión clara de su empresa, además de contar con un equipo apasionado y comprometido.

El emprendedor tecnológico asegura que hay muchas formas de conseguir dinero, pero siempre es mejor conseguir smart money, es decir que ese dinero venga acompañado de mentoría, red de contactos. Este tipo de inyección de capital te permite crecer 10 veces más rápido que si lo haces sin inversión.

Lo que ha aprendido Ignacio también sobre recibir inversión es que es importante saber cuándo es momento de buscar inversión. Su recomendación es consolidar las operaciones con capital propio, para tener libertad de tomar tus propias decisiones, y cuando sea momento de escalar entonces sí ir por inversión.

Es mejor llegar con tracción (ventas) en el negocio para tener la balanza a favor a la hora de negociar con el inversionista, sugiere.

Para Ignacio la pandemia vino a traer una crisis que también hizo que muchos emprendedores reaccionaran y entendieran que el mundo ya cambió y hoy si tu actividad o negocio no está en el mundo digital necesitas mover la dirección hacia allá. Esto para tener negocios que impacten y transformen a mejor el mundo.

Si quieres saber más sobre cómo tu empresa puede lograr su transformación te invitamos a leer nuestro White Paper Las pymes ante el mundo híbrido. Regístrate en este formulario y descárgalo gratis.

REGÍSTRATE PARA DESCARGAR EL ESTUDIO

"Mundo híbrido".

Xochitl Austria
Xochitl Austria
Editora Wortev

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *