Atole con el dedo, el negocio de tamales que nació y se popularizó en pandemia

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
Negocio de tamales Ricardo Ponce Atole con el dedo - WORTEV

Después de verse obligado a abandonar su negocio de galletas debido a la pandemia, Ricardo Ponce, un joven chef tapatío con Síndrome de Down, volvió al mundo de los alimentos junto con su madre Aussie García y sus hermanos Max y Diego. Esta vez, con un negocio de tamales con rellenos originales.

Abrimos en plena pandemia y fue un negocio bendecido desde el día uno”, dice Aussie García, en entrevista con WORTEV. La emprendedora eligió el primero de febrero de 2021 para la apertura de Atole con el dedo. Y al otro día, al ser el Día de la Candelaria, su negocio de tamales tuvo más ventas de las esperadas.

La fecha no fue lo único que Atole con el dedo tuvo a su favor, sino la originalidad de sus sabores. En su local ubicado en Zapopan, Jalisco, los comensales pueden encontrar tamales rellenos de carne al pastor, chicharrón, acelgas, gansito, cheese cake, lengua y el tamal estrella unicornio, que contiene cinco frutas: manzana verde, uva, zarzamora, fresa y piña.

“Los tamales fueron un éxito, no nada más por el concepto y el nombre, que yo pretendía que sacara una sonrisa, sino porque el concepto es muy mexicano”, dice García.

La jefa de familia cuenta que quería emprender un negocio para sacar a su familia a flote durante la crisis económica de la pandemia. El chef Ricardo Ponce, su hijo menor, quien ganó el premio Joven Empresario del Año en Jalisco por su negocio de galletas, comenzó a experimentar con los sabores de los tamales. Así surgió este negocio familiar que va más allá del tamal tradicional.

Aussie recuerda que una de sus comensales la felicitó por “dignificar al tamal al sacarlo del puesto común y meterlo a un concepto original”, dice la emprendedora.


¿Es buen negocio vender tamales?


El negocio de tamales Atole con el dedo ha logrado en su primer año atraer a la gente y que ésta visite el lugar continuamente. La clave, dice García, está en “meter puro insumo de primera calidad”.

Al día, calcula Aussie, venden de 130 a 150 tamales, pero cuando hay picos más altos, llegan a veces hasta los 300. Estas ventas duplicadas se dan en los días de quincena o en fechas festivas, como el Día de la Candelaria.

Tamales sabores exóticos Atole con el dedo
Cortesía Atole con el dedo

  • Recomendamos: Reinventarse en tiempos de crisis. Así nació Sukha, el Netflix del bienestar en 2020

  • La publicidad de boca en boca y las entrevistas que han tenido en televisoras locales o incluso Telemundo han sido también una de las claves para que Atole con el dedo se popularizara.

    El ruido ha sido tal que el negocio de tamales de Atole con el dedo ha llegado a Canadá y Colombia. “Hemos empacado tamales crudos y congelados al alto vacío para poder hacer este tipo de envíos”, explica García. Y dentro del país, frecuentemente envían tamales a Tijuana.

    El negocio de la venta de tamales en su local va viento en popa, por lo que la familia Ponce García decidió entrar a las plataformas de delivery con Rappi para expandir su cobertura y satisfacer a la demanda. Actualmente, las ventas por ese canal representan el 40%.

    “Próximamente estoy pensando ya involucrar a las otras plataformas porque rapidez una bendición para nosotros”, dice García refiriéndose a que así pueden llegar a más clientes en el menor tiempo posible.


    Emprender en plena pandemia


    Ricardo Ponce, quien ha recibido reconocimientos como la Llave del éxito de Mazapán de la Rosa y el mencionado Premio al Joven Emprendedor en Jalisco 2019 es quien se encuentra detrás de estas creaciones, especialmente de los tamales dulces, que son su espacialidad. Además de haber innovado con los sabores en su negocio de tamales, la idea de la familia Ponce García es involucrar a más jóvenes con Síndrome de Down en el proyecto.

    “Quiero que se sientan útiles y generen su propia fuente de ingresos; es el objetivo y no descarto poder lograrlo”, apunta García.

    Esa unión familiar y el empuje del joven Ricardo es lo que llamó la atención de su socio el empresario Héctor Romero, CEO de Romero Group. En una charla con WORTEV comentó que su interés por ayudar al crecimiento de Atole con el dedo comenzó desde que conoció casualmente su local. “Es un local muy bonito, el nombre me encantó y la revolución del concepto del tamal”, señala.

    Atole con el dedo surgió en plena pandemia, pero eso no fue impedimento para crecer. Romero considera que lo importante es encontrar una idea de negocio innovadora. “No importa la situación en la que estés simplemente hay que adaptarse”, aconseja.

    Como empresario recomienda tener clara una estrategia financiera, una estrategia de proyección, ya que la falta de control en los procesos es un área de oportunidad. En su sociedad con Atole con el dedo Romero los apoyará en el tema financiero y legal de proyección de inversión para el crecimiento.

    El plan es expandir el concepto primero en Guadalajara, luego de forma nacional y piensa en la posibilidad de hacer de Atole con el dedo una franquicia. El primer paso es la inversión de 300 a 500 mil pesos para aumentar la cadena productiva.


    Innovar en un negocio tradicional


    Poner innovación en el negocio de tamales podría ser difícil. Aunque ya otros han probado con sabores originales, la innovación debe ser integral.

    “Mucha gente piensa que innovar es sólo desarrollo tecnológico, pero la innovación está en cualquier sector o servicio y es indispensable en los negocios, no importa que sea tan tradicional como el tamal, tienes salirte de lo típico”, señala Romero.

    Estas son las claves de la innovación en el caso de Atole con el dedo:

    1. Análisis del mercado y la competencia. Héctor Romero aconseja buscar nuevas oportunidades y nuevos mercados.

    2. Experimentar con diferentes conceptos innovadores y atractivos. Aussie García planeó bastante el concepto de su negocio, al cual iba a llamar Tamalería Candelaria, sin embargo, usar un dicho mexicano como nombre resultó más atractivo.

    3. Una estrategia de marketing llamativa para comunicar el diferenciador. Sin pensarlo, Atole con el dedo hizo más ruido del que esperaban. El boca en boca, los programas de noticias y los youtubers ayudaron a su posicionamiento.

    4. Escuchar a los clientes para seguir mejorando. Para seguir en el gusto de los clientes hay que escucharlos y eso hacen en sus redes sociales. Por eso los emprendedores están ideando y probando nuevos sabores como choriqueso o salchicha para este 2022.

    5. Un equipo que asegure la constante innovación. La familia Ponce García ha mostrado ideas innovadoras y mucho empuje para continuar con la operación de su negocio, señala Romero.

    Este 2022 el plan de Atole con el dedo es abrir dos sucursales más en Guadalajara. García está contenta de poder sacar el tamal del puesto tradicional y brindar “un espacio con una mesita para poder tomar tu atole con tu tamalito, así lo busca la gente”.



    Si te gustó esta historia suscríbete a nuestro Newsletter y recibe más inspiración.


    Yanin Alfaro
    Yanin Alfaro
    Editora de coyuntura y reportajes.

    Artículos similares

    ¡Suscríbete!
    Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
    Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
    Nos interesa saber tu opinión.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *