Claves para construir una empresa ágil

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
cómo ser una empresa ágil WORTEV

Atrás han quedado los días en que la empresa grande se come a la más pequeña, por dinero, por mayor producción, entre otros factores. En estos tiempos de alta complejidad e incertidumbre, la capacidad de aprender y entregar valor más rápido que los competidores puede ser la única ventaja competitiva.Entonces así, la empresa más ágil puede comerse a la empresa más lenta, sin importar el tamaño.

Una empresa ágil o agilidad empresarial es la capacidad organizacional de aprender, adaptarse y maniobrar rápidamente en medio de cambios exponenciales del entorno. Esto se logra, entregando valor de forma sostenible y principalmente, sin afectar la salud organizacional de forma negativa. 

Para lograr la agilidad empresarial, las organizaciones deben evolucionar:

  • La forma de hacer negocios y pasar de un enfoque centrado en la organización a un enfoque centrado en el cliente.
  • Sus productos o servicios y pasar de un enfoque basado en la eficiencia y en la operación hacia un diseño basado en la experiencia. 
  • Procesos, pasando de un enfoque de control y roles a un enfoque de colaboración y habilidades.
  • Las estructuras actuales de especialización, hacia estructuras de valor.
  • El liderazgo tradicional hacia un liderazgo transformacional. En donde el liderazgo no necesariamente es un rol o un puesto, sino que es una habilidad que está distribuida en toda la organización.

Te recomendamos: 6 características del liderazgo ágil


Todo cambio organizacional requiere un cambio cultural


Esta no es una tarea sencilla. Los nuevos emprendimientos tienen la oportunidad de ser ágiles, pero hay que cuidar no perder esta agilidad cuando empiezan a crecer, que es cuando necesitan una estructura para sostenerse.

¿Y qué pasa con las organizaciones tradicionales? Pues están teniendo bastantes desafíos, ya que todo cambio organizacional requiere un cambio cultural. Y cuando una empresa lleva varios años con una operación tradicional, es más complejo transformarse hacia un modelo ágil. 

El primer paso lo debe dar el líder, quien posteriormente es el que lo transmitirá al equipo y desde mi perspectiva, es el más complejo de todos. 



En el siglo pasado, la agilidad empresarial no era tan relevante porque las condiciones eran mucho más estables y predecibles, entonces la estructura organizacional podía ser suficiente. Las empresas podían crecer, podían sobrevivir con la estructura tradicional. 

Esta es la estructura piramidal que ya conocemos y se ve en los organigramas de las empresas, en donde están las divisiones por departamentos, con sus respectivas direcciones y gerencias hasta llegar a los operadores. 

Desafortunadamente, la mayoría de las empresas no ha evolucionado en su sistema operativo organizacional y están volviéndose obsoletas. Aquellas que no cuenten con esta capacidad de ser ágiles, tendrán muchos desafíos para sobrevivir en este mundo tan cambiante. 


¿Cómo ser una empresa ágil?


El entorno actual y el sistema operativo tradicional simplemente no son compatibles. Es como si quisiéramos instalar un sistema operativo de los años 90 en una computadora reciente. Algunos ya lo están intentando, pero pocos lo han logrado.


También te puede interesar: Cómo generar ideas innovadoras para elevar tu productividad


En mi experiencia he visto muchas empresas que se limitan solo a cambiar procesos o métodos de trabajo para ser más ágiles, y aunque definitivamente este es un buen inicio, este cambio resulta insuficiente a largo plazo. Debemos continuar evolucionando el resto de la organización para hacer el cambio sostenible en el tiempo.

Debemos pasar de la agilidad operativa hacia una agilidad estratégica hasta lograr la agilidad empresarial. 


Según el Business Agility Report del 2021, los mayores beneficios de la agilidad a nivel negocio son: 

  • Velocidad hacia el mercado (time to market)
  • Adaptabilidad 
  • Satisfacción del cliente y los empleados 
  • Colaboración
  • Autonomía de los equipos
  • Cultura de Innovación

Retos para esta adopción:

  • Resistencia al cambio
  • Liderazgo
  • Dificultad para escalar
  • Mentalidad
  • Estructuras existentes 

Te invito a promover una cultura de evolución constante en tu organización, ya sea esta una empresa establecida o bien, un emprendimiento recién formado. Recuerda que la transformación empresarial empieza con la transformación personal y a partir de ahí, el cielo es el límite.



Columna realizada por Jorge Heras, Jorge Heras. Coach de Agilidad Empresarial. Síguelo en @jherasq

Nota del Editor: Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente la visión de WORTEV.

Antes de irte, lee cuáles fueron los 8 principales cambios en las empresas para mejorar la gestión a distancia tras la pandemia. 

Jorge Heras
Jorge Heras
Coach en Agilidad Empresarial

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.