El hombre robot: de crear prótesis en 3D a hacer innovación colaborativa

Zaid Badwan, mejor conocido como “El hombre robot”, es un emprendedor serial y ha creado tres empresas de tecnología: MediPrint, Concepto 3D y NextLab.

El trabajo de este joven emprendedor ha beneficiado tanto a personas que han sufrido algún tipo de amputación como a startups y corporativos en sus procesos de innovación. ¿Cómo lo ha logrado?

Todo comenzó con una necesidad personal. En 2014, Zaid Badwan estudiaba el doctorado en 3D, en Estados Unidos, cuando tuvo que regresar a México porque su mamá tuvo un accidente de trabajo en el que pasó dos días inconsciente, se lastimó la cabeza, se rompió la columna y se fracturó el brazo y la mano.

Contra todo pronóstico, la mamá de Zaid se recuperó y pudo caminar, pero un yeso mal colocado en el brazo y mano provocó que el hueso no soldara bien y perdiera la movilidad. Inclusive, los doctores llegaron a hablar de amputarle la mano.

Prótesis robóticas

Ante la posibilidad de que su mamá perdiera la mano, Zaid se puso a investigar y con sus conocimientos en impresiones 3D creó su primer producto Novacast, un sustituto del yeso que evita la pérdida de masa muscular y permite la oxigenación, previniendo cualquier infección.

Así surgió su primera empresa: MediPrint, que imprime órtesis rehabilitadoras, plantillas ortopédicas y modelos médicos anatómicos. Después desarrollo una prótesis robótica que se controla con el pensamiento.

Con MediPrint, Zaid cumple y hace que otras empresas cumplan con su tarea de responsabilidad social. En 2017 donó prótesis a personas afectadas por el sismo de ese año en México. Y, al inicio de la pandemia, repartió de manera gratuita equipo de protección para los médicos.

Todo esto se escucha muy bien, sin embargo para Zaid el camino fue muy complicado porque para vender productos médicos se necesitan certificaciones, las mismas que tomaron 3 años y medio conseguir.

¿Cómo sobrevivió la empresa todo ese tiempo? Este emprendedor no viene de una familia adinerada, estudió en la UNAM, Ingeniería Mecatrónica, en París estudió Emprendimiento y en Estados Unidos, impresión 3D, los últimos dos estudios fueron a través de becas.

Comenzó con todo emprendedor en la sala de su casa con algunas máquinas para imprimir en 3D, después tuvo una oficina en la UNAM, donde dio servicio a los Centros de Investigación. También se involucró en varios eventos de emprendimiento y fue a Silicon Valley.

Protesis_Roboticas

Industrias e impresión 3D

Como en los primeros años no podía vender productos médicos, empezó a usar la impresión 3D para hacer prototipos para estudiantes y startups. Así surgió Concepto 3D, su segunda empresa, enfocada en hacer escaneo, modelado e impresión 3D.

A través de esta empresa, él y su equipo, comenzaron a ofrecer servicios al sector de la manufactura en donde hoy ofrecen desde prototipos hasta corridas cortas de producción.

“Si necesitas 1,000 piezas hacemos factible que las tengas en una semana. No consigues esto en China, cuando necesitas una corrida para una pieza que no da para hacer un molde, nosotros podemos sacarla”, asegura Zaid.

Hoy, Concepto 3D es la empresa más grande de México y Latinoamérica que tiene servicios de impresión 3D abiertos al público. Sus clientes están en industrias como la automotriz, aeroespacial y manufactura de consumo.

“Empezamos a crecer muy rápido porque damos un servicio de alta calidad y a gran velocidad”, detalla.

Impresora_3D

Equipo con startups

De forma orgánica, Zaid creció su empresa hasta tener 90 máquinas y requerir un edificio completo para alojarlas y dar sus servicios.

Mientras estaban resolviendo los problemas de grandes empresas, el hombre robot se dio cuenta que los corporativos necesitan análisis de innovación y propuesta de qué podían hacer con las tecnologías exponenciales (Realidad Aumentada, Realidad Virtual, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas y Blockchain).

En una ocasión, una empresa les pidió reemplazar refracciones de sus líneas de producción, para no tener que pedirlas a Alemania pues el costo y tiempo era mayor.

Después de concluir el trabajo, el emprendedor les propuso crear líneas de producción supereficientes, que les ayudarán a identificar con anticipación cuándo una pieza iba a fallar, trazar con Blockchain y hacer inventario para acabar con el robo hormiga.

“Nosotros como empresa sabíamos hacer un poco de todo eso y podíamos llevar la idea”, explica Zaid.

Tecnologías exponenciales

Su experiencia en Singularity University le ayudó para crear su tercer emprendimiento en 2018: NextLab, que es un centro de innovación colaborativo donde con otras startups ofrecen soluciones robustas de tecnologías de megatendencias.

Entre los casos de éxito que ha tenido NextLab se encuentran robots que están vendiendo productos en centros comerciales y el desarrollo de software para despacho automático, entre otros.

Zaid simplifica el funcionamiento de NextLab como un Walmart para implementaciones tecnológicas para las empresas.

“Vamos a tener todo lo que necesita una empresas para incrementar su eficiencia y resolver cualquier problema con tecnologías exponenciales”.

Para Zaid todas sus empresas tienen la misma importancia, “son como mis hijos y quiero que a todos les vaya bien”. “MediPrint es con la que empezamos y nunca dejaremos de hacer estos dispositivos médicos, incluso ahora tenemos una división para atender las necesidades de las mascotas”, detalla.

Y NextLab tiene un gran potencial de escalar porque muchas startups necesitan el apoyo para generar negocio. “Cuando empiezas es muy complicado ganarse la confianza de una gran empresa, de que vas a saber responder a sus necesidades y tendrás capacidad para atenderlo”, asegura.

En 2 años y medio que lleva su compañía han trabajado ya con 10 startups resolviendo problemas con inteligencia artificial, robótica, biotecnología, impresión 3D, realidad virtual, blockchain, big data manufactura, energías limpias y, tecnología y salud.

MediPrint

Hombre robot, una realidad

Zaid cree firmemente en que la relación hombre-máquina es un pacto necesario, porque es muy probable que en el futuro los seres humanos seamos inútiles antes los robots y la inteligencia artificial.

“A menos de que integremos la tecnología como los cíborg”, explica, criaturas formadas por materia orgánica y dispositivos tecnológicos (cibernéticos) que tienen por objeto mejorar las capacidades de la parte orgánica.

El emprendedor explica que en un futuro cercano, en 30 años aproximadamente, MediPrint hará realidad al hombre robot, personas que quieran aumentar sus capacidades para ser más fuertes o veloces. Verdaderos cíborgs.

“Quiero abrazar estos cambios, en vez de tenerle miedo. Necesitamos aprender a adaptarnos al entorno y hacer que la tecnología nos haga más felices”, asegura Zaid, quien con sus tres empresas busca ser parte de la evolución del hombre como especie.

Revive aquí los consejos que Zaid Badwan “el Hombre Robot” compartió para los emprendedores en el espacio The Talk de nuestro WORTEV Rise Day el pasado 28 de enero.

Acerca del Autor /

[email protected]

Editora Wortev