Packing: diferencias entre envase, empaque y embalaje

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Pinterest
diferencias entre envase, empaque y embalaje WORTEV

La logística de tu tienda en línea es un aspecto que requiere atención detallada. Cuidar el envase, empaque y embalaje de tus productos y envíos es clave para la satisfacción de tu cliente y evitar posibles errores que te costarán más caros.

Nadie toma del anaquel la caja apachurrada o la lata golpeada. Por lo tanto, tampoco recibirás un recompra si tu producto llega dañado -aunque sea solo superficialmente-, el envío llega equivocado o retrasado. 

Así pues, los procesos de picking y packing son fundamentales en la cadena logística de tu e-commerce. 


Diferencias entre picking y packing


Estos procesos de logística son diferentes, pero complementarios. El picking prepara el pedido antes de ser entregado. Mientras que el packing envuelve el producto para su correcta manipulación, transportación y entrega. 


Picking

Es el proceso de logística que surte cada orden de pedido de un cliente. Es decir, retira o recolecta los productos del almacén de la tienda en línea, los organiza, los empaqueta y los envía a su destino final. 

Puede ser manual, en el que un operador retira directamente de los estantes del almacén los productos de cada pedido. O bien, mecanizada, en la que un complejo sistema automatizado prepara la orden de pedido para su traslado.


El picking consta de cuatro etapas:

  1. Planificación previa. Asigna los recursos materiales y humanos para cada etapa del proceso de picking. 
  2. Recorrido. Se diseñan por lotes, olas o zonas. La estrategia empleada dependerá del tiempo y energía que suponga cada uno. Esta etapa es determinante para la optimización del picking.
  3. Extracción. La recolección de los productos de cada pedido significan un distinto grado de dificultad dependiendo de la altura a la que se encuentren: a nivel del suelo, altura baja (estatura promedio de una persona), nivel medio (menos de 4 metros) o nivel alto (más de 4 metros). 
  4. Verificación. Comprueba que el pedido esté correcto, así como su peso, embalaje y etiquetado para evitar errores. 


Packing

Este proceso ocurre después del picking. El significado del packing en logística es reforzar tu producto por medio de un empaque resistente para que no sufra ni daño, ni deterioro al almacenarse y trasladarse. 

Además, el envase, empaque y embalaje al hacerlo llamativo puede funcionar como una estrategia de marketing. Contar con un equipo de especialistas en Diseño es de gran utilidad para generar este impacto en tus clientes. 

El significado del packing adquiere vital importancia pues considera las propiedades físicas, químicas y biológicas del producto para optar por la mejor estrategia y garantizar su buen estado durante todo el traslado.


Existen diferentes tipos de packing dependiendo de la cercanía que tienen con el producto. Éstos determinan el tipo de envase, empaque y embalaje requerido y son:


  • Packing primario / envasado o embalaje primario:

Es el que se encuentra en contacto directo con el producto. Digamos que es el envase del mismo. Por ejemplo, el tubo plástico que contiene la pasta dental.  


  • Packing secundario / Embalaje o embalaje secundario:

Puede ser el empaque que contiene el envasado primario. Por ejemplo, la caja de cartón que contiene el tubo de pasta dental. O bien, ser el contenedor que guarda varios productos iguales. Como la caja que contiene varias pastas dentales. 


  • Packing terciario / Empaquetado o  embalaje terciario:

Este es el empaquetado final, el que se usa para transportar y conservar en óptimas condiciones el producto durante su distribución. Su objetivo es proteger el packing primario y el packing secundario. Por lo regular, se trata de una caja de mayor tamaño. 



Fases en donde interviene el envase, empaque y embalaje 


La preparación de un paquete para ser enviado -es decir, el packing-  tiene diferentes fases, todas con el mismo objetivo: entregarlo en las condiciones adecuadas. Se dividen de la siguiente forma:


Fase 1: Seleccionar el envase y optimizar el embalaje

Depende del tamaño, el peso y la cantidad de productos del pedido. Por lo regular, una caja de cartón es un buen envase y el material de relleno es un buen embalaje cuando se trata de productos frágiles.


Fase 2: Comprobar el producto 

Esta verificación final permite detectar cualquier posible error de picking o recolección. Este paso te permite garantizar que el producto corresponde al modelo, cantidad, peso y volumen que solicitó tu cliente en su pedido. 


Fase 3: Etiquetado para envío. 

Para llevar un control de los pedidos expedidos es importante pegar la etiqueta correspondiente en el exterior del paquete. La información que debe llevar es: 

  • Número de referencia del pedido
  • Dirección de envío
  • Número guía del paquete
  • Código de barras con la información completa del paquete para facilitar el seguimiento

Recursos necesarios para preparar tu envase, empaque y embalaje 


Para realizar este proceso, es indispensable contar con una zona de packing para operar. Pues se deberán empacar, embalar y etiquetar los envíos. También se pesarán los paquetes, por lo que es necesario tener a la mano los equipos y herramientas para realizar estas tareas. 


Materiales

A partir de un packing primario, es necesario preparar el pedido con otro tipo de materiales que sirvan como envoltorio de protección. Entre los más comunes encontramos:


Caja de cartón

Las de canal simple son las más efectivas, pues están fabricadas con el cartón más resistente. Esto permite que soporten bien la manipulación y casi todo tipo de movimiento. Son manejables, apilables y reutilizables. Su condición serigrafiable, ayuda a colocar tu logo y darle identidad a tu marca desde el empaque de tus envíos. 


Papel de estraza

Su naturaleza permite una imagen de producto sostenible y amigable con el medio ambiente. Es tan versátil que también puedes incluir tu imagen de marca en él. Existe cinta de papel kraft (como también se le conoce)  para sellar tus envíos. También puede ser usado como embalaje para proteger los productos.


Plástico de burbujas

Es uno de los materiales más usados en el embalaje. Garantiza la protección de productos delicados durante su traslado. Evita roturas o desperfectos que pueden producirse en el traslado. Es un material flexible, impermeable y reutilizable. Son ideales para productos frágiles como vajillas, cristalería, instrumentos musicales, pues evitan las rozaduras.


Bolsas de aire

Su flexibilidad permite envolver cualquier producto que necesite protección, por ejemplo un frasco de café. Dentro de una caja de packing son útiles para acolchar, rellenar y bloquear diferentes productos dentro de un mismo empaquetado. 

Asimismo, también existen bolsas de aire para carga. Su función es estabilizar la carga dentro de un contenedor o camión. De este modo, existe un ahorro en costos de fleje y película estirable, usados para emplayar grandes pedidos.  



Poliespán

Se usa como material de relleno en una caja de embalaje. Es ideal para productos sensibles al impacto. Su resistencia química, mecánica, a la humedad y a la compresión ha expandido su uso. Es un material ligero, durable, que no se pudre, ni enmohece, ni se descompone. No obstante, también es tóxico, por lo que se recomienda reciclarlo.


Material acolchado

Son especialmente útiles en envíos pesados, por lo regular se trata de material de espuma ya sea flexible o semiflexible. Se recomienda usar un grosor mínimo de 5 centímetros en el fondo, laterales y en la parte superior de la caja. Toma en cuenta que este tipo de packing tendrá un mayor volúmen. 


Cinta de embalaje

Es importante sellar herméticamente cada paquete listo para enviarse. Es recomendable usar cinta adhesiva de 50 milímetros de ancho como mínimo. Puede ser cinta plástica o cinta kraft con adhesivo. Para envíos cuyo destino sea húmedo o muy lluvioso es conveniente envolver la caja de cartón con plástico para emplayar.  


Documentación

Es la etiqueta correspondiente a cada envío con la información necesaria para su control. Debe colocarse en la parte superior y frontal de la caja evitando que coincida con el cierre, las esquinas y la cinta de embalaje. Su función es facilitar la visibilidad de la información del destinatario sin necesidad de manipular excesivamente el paquete. 

Elige el material de packing adecuado conforme a las características del producto, como: fragilidad, forma, tamaño, peso. Así como, el medio de transporte que se utilizará para entregar el paquete, ya sea terrestre, aéreo o marítimo. Recuerda que del correcto envase, empaque y embalaje también depende la satisfacción del cliente. 


Packing list

En envíos internacionales este es un documento imprescindible. ¿Qué es el packing list? Es un listado de todos los productos que se importan o exportan en una misma carga o paquete por vía aérea o marítima. 

Su objetivo es cumplir con todos los trámites aduaneros para evitar bloqueos aduanales a ciertas mercancías, así como detectar productos prohibidos en ciertos países. Aporta datos del envío como la cantidad de productos, el peso, así como las dimensiones de los paquetes o bultos. Y también, el número de la factura comercial asociada. 

También se le conoce como lista de carga o lista de empaque y facilita el trabajo de las aduanas al ser útil tanto para el receptor de la mercancía como para las empresas de logística encargadas de su almacenamiento y transportación. 

Tener un packing list correcto facilita y acelera los trámites aduanales, para que la mercancía permanezca el menor tiempo posible en las aduanas. 


5 tips para aprovechar tu empaque como estrategia de marketing


El diseño de tu envase, empaque y embalaje es tan importante como tu producto mismo. No solo basta con hacerlo resistente y de calidad, al tratarse del primer contacto con tu cliente, debe causar una gran impresión en él. De esta forma se convierte en una estrategia de marketing muy eficaz al posicionar tu marca con tan solo usar en él los colores de tu emprendimiento. Diseña tu packing de la mano de expertos


1. Transmite los valores de tu marca

Usa tu envase, empaque y embalaje para transmitir los valores de tu emprendimiento. 

¿Cómo es tu marca: elegante, sencilla, alegre? Refléjalo desde el primer contacto visual con tu cliente. 


2. Conecta con tu consumidor

Cuando un cliente tenga tu producto en sus manos hazlo sentir cómodo, atiende sus necesidades. Resuelve sus dudas. Puedes hacerlo con humor o con pequeños detalles que te hagan diferente a tu competencia. 

Además, puedes invitarlos a participar y compartir en el unboxing del paquete para mejorar tu interacción en redes sociales y llamar la atención de nuevos posibles clientes.


3. Usa mensajes personalizados en tus entregas

Incluye un mensaje de agradecimiento en tus envíos que haga sentir especial y único a tu cliente. Si lo personalizas tendrá mayor impacto en él y es más probable la recompra, escribe una nota a mano con su nombre, por ejemplo.


4. Cuida el medio ambiente con tu packing

Cada vez más consumidores están preocupados por el cuidado del medio ambiente, así que apuesta por usar materiales reciclables o biodegradables para una mejor adopción. Tu marca permanecerá en la mente de tus consumidores con mayor facilidad. 


5. Crea un packing inteligente

La tecnología hoy en día permite crear empaques que puedan ser utilizados de una forma diferente cuando cumplan su función principal que es hacer un envío. Por ejemplo, una caja de puros después puede convertirse en un alhajero.


En WORTEV contamos con un grupo de especialistas que te ayudarán a crear tu tienda en línea fácil de usar para tus clientes. Una que te permita vender 24/7 tus productos. Contáctanos será un gusto atenderte

Karina Rendón
Karina Rendón
Editora de WORTEV

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.