Vender en línea: ¿es para mí?

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
vender en línea es para mí WORTEV

Hoy en día se habla mucho del comercio electrónico y de cómo todos deben aprovecharlo. Sn embargo, existen distintas formas de vender en línea así como varios puntos a considerar, previo a dar el salto al mundo digital.

Vender en e-commerce, ya sea a través de tu propia tienda en línea o mediante canales de terceros (marketplaces) te da la posibilidad de vender en cualquier parte de México y del mundo. Esta posibilidad trae consigo una gran responsabilidad, y es que debemos garantizar que la experiencia de compra del consumidor SIEMPRE sea inolvidable.

Según la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el comercio electrónico en México alcanzó un valor de 316 mil millones de pesos en 2020. Esto representa un crecimiento de 81% en comparación con 2019, y con lo cual representó el 9% de las ventas totales al menudeo. Tomando estos datos como base y respondiendo a la pregunta inicial acerca de si el vender en línea es para ti: sí, sí lo es, es para todos y todo negocio debe aprovecharlo.



Las red flags de vender en línea


En años anteriores, los consumidores digitales buscaban encontrar un mejor precio que en las tiendas físicas, pero hoy es diferente. Actualmente, el consumidor digital compra especialmente porque encuentra mercancía que no halla en otro canal y porque lo recibe en la puerta de su casa. Las principales barreras de consumidores que no utilizan el canal digital se concentran en aspectos de seguridad, métodos de pago y falta de información. 


También te recomendamos: E-commerce en México: del descubrimiento al aumento de expectativas


En cuanto a los negocios que ya se sumaron a vender en línea o que desean empezar su transformación digital, es muy importante comprender que el canal online debe abordarse como una división más de la empresa. Requiere esfuerzo, gente, tiempo e inversión para que pueda funcionar y no es algo que sucede de la noche a la mañana. 

Poner una tienda online o subirse a marketplaces requiere de personal de soporte que atienda dudas de los clientes, de preferencia 24/7. Además de una logística interna que permita que los pedidos sean despachados (bien embalados) y rápidamente. Así como contenidos y fotografías adecuadas que brinden toda la información al consumidor.


Seguro esto te interesa: 10 tendencias de negocios para 2022


Marketplace o tienda propia


Dependiendo del tipo y tamaño del negocio, existen distintas opciones para vender en línea. Si deseas poner una tienda en línea, toma en cuenta que el negocio es el único responsable de enviar clientes a este punto de venta. 

Por otro lado, estar consciente de que estos no van a llegar solos, por lo que se debe contar con una estrategia de marketing que ayude a lograr este objetivo. Para vender en una tienda propia debes estar dispuesto a invertir en infraestructura y personal o contratar a alguna empresa que lo pueda gestionar. 

La otra opción es vender en marketplaces, que son empresas que se encargan de gran parte de las cosas que existen alrededor de una venta en línea exitosa. Dichas plataformas dan acceso a una plataforma, donde la empresa solo debe subir sus productos y dar seguimiento a las órdenes y solicitudes de los clientes. Posteriormente despacharlas, entregar las guía de paquetería, hacer el cobro y llevar tráfico a la tienda. 

Para hacer una comparación en el mundo físico, podemos comparar a un marketplace con una tienda departamental (en este caso de fácil acceso) y una propia como un local en cualquier calle de la ciudad. En la tienda departamental, los marketplaces son los encargados de casi todo el proceso, mientras que, en la tienda propia, tú debes encargarte de absolutamente todo.



Puntos clave a considerar antes de vender en línea


Es importante definir cuál es la mejor estrategia para tu empresa a la hora de iniciar a vender online, revisar el presupuesto que se le puede destinar y a partir de ahí determinar cuál es la vía ideal para empezar. 

Cuando no se cuenta con un gran presupuesto de marketing o con poco conocimiento acerca de las tiendas en línea, lo mejor es hacerlo con algún marketplace o integrador. 

Posteriormente montar una página propia y en caso de que se cuente con una mayor inversión, una marca establecida y experiencia en e-commerce.

Elegir una estrategia que incluya a ambas para llegar a más consumidores y generar más ventas. Es tu momento de vender en línea, no lo dejes ir.

Columna escrita por Mauricio Tamayo, CEO de DPRISA. Síguelo en  @MauricioTamayo

Nota del Editor: Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente la visión de WORTEV.

No te vayas… ahora lee la historia de Canasta Rosa, el marketplace que nació para mujeres y salvó a las pymes en la pandemia

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *