¿Qué hacer ante un fracaso? Supéralo con este RCP para emprendedores

Las siglas RCP hacen referencia a las siglas de reanimación cardiopulmonar, una práctica que se aplica a personas que han quedado sin signos vitales. Haciendo una analogía, es parecido a cuando fracasamos. Nos sentimos un tanto abatidos, tirados en el piso, sin ganas de levantarnos o de seguir adelante y creemos que el mundo se nos viene encima.

En esta ocasión quiero ayudarles a recuperar este espíritu emprendedor, este espíritu creativo e innovador que perdemos cuando enfrentamos algún fracaso. ¿Qué hacer ante un fracaso? el primer paso es entenderlo como solo un proceso. Hoy les quiero compartir cómo podemos reanimarnos con este RCP para emprendedores.

¿Qué hacer ante un fracaso empresarial?

RCP hace referencia en este caso a 3 conceptos principales que les quiero compartir el día de hoy: Reacción, Costos y Propósito.

R: Reacción

Reaccionar ante una de las emociones más prevalecientes en cualquier emprendedor: el miedo al fracaso. Se ha querido conceptualizar el miedo al fracaso como el problema de los emprendedores, yo les quiero decir que quizá el problema no es el miedo al fracaso -aunque así nos lo han querido mostrar por muchos años-. Nos han dicho que el miedo al fracaso es sinónimo de debilidad, cobardía, vulnerabilidad y la verdad es que el miedo al fracaso es solo un indicador de un problema mayor.

El miedo se genera a partir de una posible amenaza, al igual que en el auto cuando se enciende una luz en el tablero que indica que hace falta una revisión ante un problema mayor. Esta alerta detona una reacción, pero no nos debe dar miedo, sino que nos debe hacer reaccionar ante esa necesidad o amenaza. Si reaccionamos ante ese miedo, echándonos culpas, esta reacción lejos de ayudarnos, nos perjudicarán más. No podemos paralizarnos, necesitamos reanimarnos y reaccionar en forma positiva.

¿Qué hacer ante un fracaso? La invitación es que tomen a sus miedos como un indicador para atender un problema mayor, no como el problema en sí. Si mi reacción a este miedo es de frustración, enojo, tristeza, vergüenza, todas mis acciones y mis decisiones irán encaminadas a limitarnos. Por el contrario, si transformamos esta reacción a la curiosidad o a una apertura de atención plena para entender realmente cuál es mi amenaza, entenderemos el miedo al fracaso como un parteaguas para definir a dónde queremos llevarlo.

No podemos hacer nada contra las amenazas ni tampoco podemos hacer nada contra el miedo porque es una sensación natural. Lo que sí podemos controlar es nuestra reacción ante ese miedo al fracaso y capitalizarlo como un aliado.

C: Costos

El segundo elemento de este RCP para emprendedores abatidos por el fracaso se refiere a los costos que conlleva un fracaso. Los costos naturales que se tienen que pagar como consecuencia como alguna demanda o fraude. Sin embargo, en este caso quiero hacer énfasis en los sobrecostos.

Cuando fracasamos surgen afectaciones por las que pagamos aún más que el costo en sí. Me refiero a nuestras relaciones, nuestra salud, nuestra tranquilidad. Debemos aprender a controlar estos sobrecostos que a la larga nos paralizan, nos hacen buscar culpables, porque se rigen a partir de la emoción.

¿Qué hacer ante un fracaso? Ante una situación compleja pregúntense ¿vamos a generar estos costos adicionales o mejor los convierto en un aprendizaje? Este aprendizaje es una inversión que nos permitirá darle la vuelta a la situación y cambiarnos el chip de ciertos patrones de conducta y comportamiento que no nos están ayudando.

Podemos verdaderamente hace un mejor manejo de los costos que conlleva todo fracaso, el mensaje y la distinción aquí es: no pagues de más por tu fracaso, paga lo justo y no seas tú mismo quien sigue cobrándote tan alto el haber fracasado.

P: Propósito

Si el fracaso me tira, el propósito me levanta. El propósito es aquel que nos lleva a perseverar en el camino a pesar de los fracasos y las personas que tienen un propósito y que perseveran son aquellas que tienen su mirada puesta en el objetivo inicial de su proyecto y no en las expectativas que tenían los demás.

Estos emprendedores lejos de escuchar las críticas escuchan las necesidades que estuvieron dispuestos a atender desde el principio y que les dieron ese para qué. Para qué mis servicios, para qué mi producto o para qué esta innovación. Estas son las necesidades que realmente importan y no las de otras personas.

Poner especial atención en cómo mi producto o servicio responde a las necesidades de mis clientes y cómo soluciona su problema. El ego no va a dejar huella, pero tener una causa mayor a la cual servir, sí.

¿Qué hacer ante un fracaso? El mensaje de este tercer elemento del RCP para emprendedores es que, independientemente de lo duro que haya sido el golpe del fracaso emprendedor, continúa en tu camino porque si le haces caso y si escuchas esa causa, te darás cuenta de que, a pesar de todo, tu trabajo sigue siendo indispensable en este mundo.

Lo principal es que tú sigas en esa misión, en esa causa. Si en este momento sientes que has fracasado, regresa a tu propósito inicial y no te rindas porque el mundo te necesita.

Ahora es tu turno. ¿Qué hacer ante un fracaso? Elige hacia dónde quieres enfocar tu mirada y qué acciones tomar a partir de este RCP para emprendedores. Espero que te haya servido mucho y si hay forma en que yo te pueda ampliar la información, te comparto dónde puedes encontrarme.

Columna escrita por Marcela Hernández, socia fundadora de Sensum, especialista en estrategias de sentido. Síguela en @March_coach

Nota del Editor: Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente la visión de Wortev.

¿Quieres ser un emprendedor más pleno y feliz? Sigue estas 3 claves para aligerar el camino del emprendimiento.

Acerca del Autor /

[email protected]

Socia fundadora de Sensum, especialista en estrategias de sentido