¿Qué es el metaverso y cuáles son las oportunidades de negocio ahí?

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest
Metaverso y oportunidades para emprender - WORTEV

En algunos años tendremos un gemelo digital y viviremos en un universo paralelo llamado metaverso. Pero, ¿qué es el metaverso? A grandes rasgos, es un mundo digital tridimensional que transformará la manera en que los humanos confluimos entre el mundo real y el virtual. El metaverso dejará de ser ciencia ficción y será parte del día a día de muchas personas que podrán no sólo divertirse sino invertir dentro de este espacio tridimensional. De hecho, ya está sucediendo.

Las grandes empresas de tecnología están invirtiendo millones de dólares en el desarrollo del metaverso. Una de ellas es Facebook, que desde el año pasado cambió su nombre a Meta, pues Mark Zuckerberg dice que el metaverso es el futuro y evolución de la conexión social.

Asimismo, Microsoft está trabajando para lograr que sus usuarios convivan en videollamadas a través de avatares para que la experiencia de interactuar en un mundo virtual sea más parecida a la realidad.

No sólo las grandes empresas están preparándose para el metaverso. Hay varias startups relacionadas con las criptomonedas, la realidad virtual y la realidad aumentada que están apostando por este universo digital.

A corto plazo, las oportunidades de negocio, especialmente en marketing y branding, crearán nuevas industrias a medida que los usuarios cambien su foco de la web a esta experiencia más inmersiva. Más adelante mostraremos el testimonio del emprendedor Alekos Martínez, CEO de Veris Behavior, una startup de investigación de mercado que realiza estudios inmersivos al simular el proceso de compra mediante realidad virtual.





Los años venideros serán propicios para los emprendimientos de la región enfocados en la construcción del metaverso.

En general, se estima que el mercado de la industria del metaverso valdrá 800,000 millones de dólares, según Statista.

Adentrémonos a profundidad al mundo del metaverso y las oportunidades de negocio que representa.


¿Qué es el metaverso?


De la ciencia ficción a la realidad. La primera vez que surgió el término metaverso fue hace 30 años en la novela Snow Crash, escrita por Neal Stephenson en 1992. Ahí se plantea la existencia de una sociedad en un mundo virtual. Y hoy es posible tener una experiencia inmersiva y multisensorial disponible a través de dispositivos de realidad virtual y aumentada, que logran que el individuo pueda interactuar dentro de él como lo hace en el mundo real. Estas realidades combinadas: digitales y físicas dan origen a las experiencias figitales.

Para comenzar a entender qué es el metaverso, la doctora Michelle Lazcano Álvarez, docente de la Escuela de Administración y Negocios de CETYS Universidad, Campus Mexicali, señala que se trata de un “escaparate para salirnos de nuestra vida real”. La académica señala que este tipo de escaparates no es algo nuevo, iniciaron desde la existencia de los videojuegos y la popularización del Game Boy de Nintendo o el PlayStation en las décadas de los años 80 y 90.

Lo diferente es la manera en que se accede a estas realidades de escape, el metaverso, y esto es a través de la realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) donde existen mundos que permanecerán vigentes independientemente de si estamos presentes en ellos o no. Entrar al metaverso es como entrar a las realidades de los videojuegos Fortnite o Second Life.


Debido a su demanda, para 2024 el mercado de la realidad virtual, realidad aumentada y realidad extendida tendrá un valor estimado de 30,700 millones de dólares, indica Statista.

qué es el metaverso - WORTEV


¿Por qué el metaverso está tan de moda?

Después de saber qué es el metaverso, la siguiente pregunta es por qué está haciendo tanto ruido. Y es que el metaverso es tan revolucionario como cuando llegó el internet a la vida de las personas. El término metaverso no es sustancialmente diferente al de ciberespacio, popular desde el momento que comenzó la Word Wide Web (la red informática mundial).

Aunque el metaverso no está totalmente desarrollado, señala la doctora Lazcano, ya es posible visitar la Muralla China o la Torre Eiffel con lentes de realidad virtual. Sin embargo, las fotografías en 3D que hacen posible ese recorrido virtual todavía carecen de la sofisticación para que la experiencia parezca real.

Pero mientras se hace más sofisticado, las empresas ya están aprovechando la experiencia del metaverso para ofrecer viajes virtuales a sus clientes. Las figuras del espectáculo también están incursionando en el metaverso. Por ejemplo, Ariana Grande ofreció un concierto a través del metaverso, mediante un avatar en el videojuego Fortnite en agosto de 2021.

“Pero, en realidad no es lo mismo, no vas a oler lo mismo que si vas al concierto y no te mueves con la misma facilidad, no se dilatan tus pupilas cuando te emocionas”, analiza Lazcano.

Aunque la experiencia no sea la misma, como en los conciertos presenciales, durante la media hora que duró el concierto estuvieron disponibles varios objetos con la imagen de Ariana Grande en la tienda del juego. Según medios especializados en videojuegos la cantante de 28 años ganó alrededor de 20 millones de dólares por ese concierto.


Las experiencias en el metaverso son atractivas y redituables y de ahí que esté tan de moda.

El futuro está en el metaverso. Por eso Mark Zuckerberg invirtió 18,500 millones de dólares en I+D (investigación y desarrollo) de ese tipo de tecnologías en 2020.



Metaverso, criptomonedas y NFT: Impacto en la economía digital

El metaverso ha dejado de ser algo que impacte solamente al entretenimiento. Hoy es la base de la llamada economía digital que cada vez se fortalece más gracias a la popularización de las criptomonedas, las cuales están adquiriendo mayor relevancia en el mundo de las inversiones.


Hoy no sólo es posible pagar con criptomonedas en algunos negocios, sino que hay significativas inversiones en terrenos virtuales dentro del metaverso. Como muestra, la consultora Price Waterhouse Coopers (PwC) se encuentra entre las últimas firmas en entrar en el mercado inmobiliario de The Sandbox, una de las plataformas de mundos virtuales en las que la gente puede socializar, jugar o acudir a conciertos.

Y para que toda esta economía digital funcione, además de las criptomonedas, son importantes los ahora famosos NFT, cuya explicación viene a continuación y que ha dado pie a un nuevo concepto: la economía del token o tokenomics.



¿Qué es un NFT?

Un NFT es un token no fungible. O en otras palabras un token criptográfico, un activo digital único e irrepetible, que podría funcionar como un sello virtual coleccionable. En su blog de LinkedIn, Randy Zuckerberg explica que “cada uno es único y no puede simplemente cambiar uno por otro. Se prevé que su ascenso meteórico como la entidad más exitosa en la cadena de blockchain sea una industria de un billón de dólares”.

Para la hermana del creador de Meta, “las razones por las que las personas compran activos físicos o digitales van más allá de las financieras. La propiedad de NFT puede reflejar la identidad o la imagen propia de alguien, lo que puede decir algo sobre quién eres y la imagen que deseas proyectar al mundo”.

Los NFT viven en el mundo virtual como las criptomonedas (tokens con función de medio de pago), pero estos no sirven como moneda de cambio ni son divisibles. La mayoría de estos se comercializan en moneda Ethereum, que vale alrededor de 3,000 dólares.

Su función es parecida a la de una obra de arte original que es irrepetible y estos no se pueden replicar, ya que son creados con tecnología blockchain.

Los NFTs principalmente se explotan en el ámbito del arte y el diseño. En el metaverso los artistas pueden mostrar su talento y monetizarlo. “Nos podemos encontrar a una niña de 7 años que se puede volver famosa al vender diseños impresionantes”, ejemplifica Karina Lazcano.

En el metaverso la gente está comprando NFTs porque cree que su valor va a aumentar con el tiempo, y luego podrá venderlo por más dinero.

Además, gracias a los NFTs se pueden formar comunidades que bien pueden ser explotadas por las marcas. Adidas ya lo está haciendo. Ve su caso en el video.


¿Cómo funciona la tokenomics?


Con la tokenización de las cosas y la tecnología blockchain se pretende cambiar radicalmente el sistema económico en todo el mundo. Y aunque falta muchos años para que eso suceda, ya se está preparando el camino.

Para entender un poco más qué es el metaverso y cómo funciona la tokenomics hay que conocer nuevos conceptos y plataformas. Como MetaMask, que es un wallet cripto donde se pueden guardar bitcoins o Ethereum (incluso NFTs) para hacer compras en el mundo virtual, explicó Engel Fonseca, CEO de Potenttial Group, en el seminario El metaverso y la transformación digital, organizado por la revista NEO.

O como Decentraland, una plataforma de realidad virtual descentralizada 3D y metaverso que permite a los usuarios adquirir parcelas de tierra que pueden recorrer y en las que pueden hacer construcciones para luego monetizarlas. Esta plataforma creada por argentinos está viviendo un boom de transacciones. La capitalización de mercado de NFT de Decentraland fue de 4,199.26 millones de dólares en 2021, según datos de Statista.

Para navegar en estas plataformas se necesitan digital twins o gemelos digitales, que no son otra cosa más que avatares para sumergirse en el metaverso. “Con tu avatar vas caminando por el metaverso y encuentras un Starbucks, te compras tu café mediante un token. Pero como estás con tu gemelo digital, puedes ir a un Starbucks físico y recoger tu café”, ejemplificó Fonseca.

Al principio sólo estaban las plataformas de gaming en el metaverso, pero ahora se están metiendo tecnológicas como Samsung, Huawei y Microsoft, ya que están viendo las oportunidades de monetizar en este mundo paralelo virtual.

Aunque aún no es una realidad para todos, el metaverso ya está impactando en la economía digital. Más adelante veremos quiénes son sus principales impulsores, cómo sumarse a esta tendencia y cómo pinta el futuro.



Los primeros pasos dentro del metaverso

Además de su cambio de nombre a Meta, Facebook sorprendió al mundo al presentar su primera aproximación al metaverso, Horizon Workrooms, una serie de salas de juntas virtuales en la que los usuarios de dispositivos Oculus Quest pueden reunirse virtualmente como si estuvieran en persona. Y eso no es todo, pues actualmente está trabajando en la plataforma de juegos en la nube Stadia.

Microsoft también está haciendo lo propio. La doctora Lazcano, docente de CETYS Universidad, detalla que la empresa tiene un proyecto de Microsoft Teams, en el que durante las videoconferencias “no te ves en un cuadrito, sino que ves como si tus compañeros estuviesen al lado de ti en una mesa”. La experta dice que este nivel de inmersión relaja al cerebro porque la dinámica de entrar y salir de la reunión se siente mucho más normal.


Gracias a la integración de Microsoft Mesh en Teams, a partir de 2022 existirá la posibilidad de diseñar espacios virtuales donde celebrar reuniones con avatares. Y lo más relevante es que para el acceso a Mesh en Teams no será necesario contar con unas gafas de RV.

Además, parece que la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft por un monto de 68,700 millones de dólares no sólo es para ser dueño de las exitosas sagas Call of Duty, Diablo o World of Warcraft, sino para convertirse en un gigante capaz de ofrecer el paquete completo: hardware, recursos de red y contenidos en el metaverso.

Por su parte, la empresa de tarjetas gráficas Nvidia trabaja en la creación de su mundo virtual: Omniverse. Concretamente está diseñando desde avatares hiperrealistas hasta utilidades para coches autónomos, y el desarrollo de ciudades virtuales para el estudio de la red 5G.



Emprender en el metaverso

Una tienda virtual donde las personas pudieran acceder a comprar a través de RV era el sueño de Alekos Martínez, CEO de Veris Behavior. Pero al darse cuenta de que el 99% de las personas no contaban con gafas se desanimó. Tuvo que dejar el proyecto por muy atractivo que sonara sumergirse en el metaverso.

Pronto Alekos y su socio Jaime Madera descubrieron que existía un nicho de negocio: los estudios de mercado en retail donde sí podían utilizar sus propias gafas de RV. Entonces nació Veris Behaviour, una startup de investigación de mercado que realiza estudios inmersivos al simular el proceso de compra mediante realidad virtual.

La labor es entender cómo reaccionan los compradores ante los estímulos como si estuvieran en una tienda real, más allá de los tradicionales estudios de mercado mediante focus group o encuestas que tienen sesgo de contexto. “Una cosa es lo que yo digo que yo voy a hacer mientras estoy en el estudio versus lo que yo hago realmente cuando estoy dentro de la tienda”, dice Alekos.

La credibilidad de sus estudios de mercado es mayor que la de los tradicionales porque ahí el comprador ve el estímulo de marketing y el producto como si realmente estuviera en la tienda. Recordemos que la mayoría de las decisiones se toman en el punto de venta frente al anaquel.

Más a detalle, Veris Behavior construye un supermercado virtual tridimensional. Le da al comprador una lista de compras y lo deja navegar con sus gafas de RV como si estuviera realmente en el establecimiento. Ahí analizan qué es lo que llama la atención del comprador en su camino y analizan qué estrategia de marketing sí resulta atractiva y efectiva. Esto funciona con cualquier tienda de retail, no sólo con supermercados.



Desafíos de emprender en el metaverso

Veris Behavior se enfrentó a un gran desafío antes de arrancar: la falta de un ecosistema emprendedor robusto con base tecnológica en América Latina. Alekos, egresado de ingeniería industrial del Tecnológico de Monterrey, regresó tras terminar su carrera a su natal República Dominicana. Pero, al ver que en la región no iba a conseguir que su negocio despegara, migró a España, donde ahora tiene sede.

El emprendedor cuenta que allá tuvo el apoyo de un venture builder que le ayudó a desarrollar su idea de realidad virtual. Y comenzó con la validación de su idea de negocio en la segunda parte del 2020 y en 2021 recibieron la primera inversión.

El siguiente desafío es que, dice Alekos, “las tecnologías como la realidad virtual, que tienen un alto porcentaje de desarrollo tecnológico y que todavía no están muy claros sus casos de uso, tienen un tiempo largo de penetración en el mercado”. Sobre todo si se considera que aún gran parte de la población no conoce los términos de RV o RA ni mucho menos sabe qué es el metaverso.


En el caso del metaverso ahora mismo no hay tantos casos de uso. Pues para que sea una realidad tiene que ser un proceso evolutivo, como se ha visto.



La visión de los inversionistas en el metaverso


La construcción del metaverso está avanzando, sin embargo, hay un largo camino por recorrer.

“La realidad que veo, estando dentro del mercado, es que aún falta mucho por tres temas: la penetración de la tecnología, la insuficiencia de contenido con referencia al internet y el poder de procesamiento de las gafas. Aún hay ciertos vacíos porque el movimiento es lento y causa mareo”, afirma Alekos.

Hasta que los puntos anteriores no avancen el boom del metaverso todavía va a tardar, señala. “Aunque este año y el que viene seguro habrá lanzamientos potentes y todo puede cambiar en ese momento”.

Frente a un metaverso aún naciente. “Los emprendedores deben tener una visión a largo plazo, saber cuáles son los casos de uso y cómo los van a escalar. Y eso es lo que deben revisar los inversionistas”, declara Alekos.

Quienes quieren emprender en el metaverso deben considerar una cosa, apunta Alekos, “para que el metaverso funcione tiene que haber un tráfico abismal, sino no va a funcionar”.

Por el momento, su enfoque está en comercializar su solución a través de alianzas con agencias de investigación de mercado para ofrecérsela a los clientes que la necesitan.

Actualmente la valuación de Veris Behavior es de 680 mil euros y próximamente buscan levantar una ronda serie A.

El emprendedor opina que hoy los fondos de inversión se están equivocando, se están yendo hacia la tendencia. Alekos comparte que cuando hace un pitch cuenta el road map de cómo será escalable su startup y que en el futuro se convertirá en un virtual commerce.

Alekos se queda con una reflexión: “Si yo cambiara mi narrativa hacia el virtual commerce y el valor de mercado del e-commerce, conseguiría las rondas de inversión porque los fondos están buscando ya soluciones del metaverso”.




¿Cuándo será una realidad el metaverso?


“No esperemos un cambio tan dramático. Algunas fuentes calculan que para el 2025 habrá 216 millones de usuarios de realidad virtual, pero actualmente hay 7.8 millones. Es decir, un 3% está en posibilidades de entrar al metaverso”, aclara la doctora Lazcano.

Después de saber qué es el metaverso, la siguiente pregunta es si es para todos. “Es novedoso, es interesante el metaverso. Pero una persona en la vida real tiene que trabajar y no necesariamente puede encontrar su trabajo en el metaverso”, analiza Lazcano. Asimismo, no es asequible para todos, pues comprar unos lentes de RV o unos guantes hápticos es muy caro.

Y además del aspecto socioeconómico se suma el biológico. Lazcano considera que “todo depende de tu inversión en realidad virtual, pero, de todas maneras, hay cansancio cerebral. El jalón de energía del cerebro es como entre 20 y 25% del cuerpo. Es mucho para un órgano tan pequeño, que no puede detectar esos movimientos artificiales. Genéticamente no estamos preparados para una realidad virtual”.

Además del reto del acceso al metaverso. Lazcano considera que estamos lejos de crear un impacto económico real debido a las barreras que existen con la infraestructura del internet. Pues no todos tienen acceso aún y hay un tema de latencia (el tiempo que tarda una página en desplegarse).

Dos de las empresas más avanzadas en el metaverso, Facebook y Microsoft, estiman que estará completamente listo en un plazo de 10 a 15 años. Y en este lapso hay varios avances tecnológicos que perfeccionar, y que los seres humanos comiencen a adaptarse a estos espacios tridimensionales virtuales.

Mientras tanto, se está desarrollando el concepto del cryptomarketing. “Donde los NFT van a tener un mercado natural compuesto por los usuarios de Bitso, los gamers, los financieros, la gente tech y los programadores”, señaló Engel Fonseca.


Las capas que dan existencia al metaverso


El desarrollo del metaverso comenzó con el concepto de la web 3.0 y la posibilidad de tener una economía de tokens, señaló Joel Cano, inversionista ángel y experto en TICs, durante el seminario citado, organizado por la revista NEO. El surgimiento de las criptomonedas, en especial el Ethereum y el bitcoin, sentó las bases.

En los últimos cinco años han madurado los ecosistemas de innovación que dan origen a qué es el metaverso. “Poco a poco la creación de capas tecnológicas ha ido resolviendo problemas de cómputo”.

Y el desarrollo de dichas capas ha dado pie a la creación de nuevas empresas. “Cuya inversión es muchísimo más grande, aproximadamente 10 veces el tamaño de lo que se invirtió en los 90 en capital de riesgo para crear nuevos negocios”, apuntó Cano.


¿Qué hace falta desarrollar más?

La doctora Lazcano considera que en este momento hace falta desarrollar la capa de computación espacial para el reconocimiento facial con inteligencia artificial. Por ahora ya trabajan en esto Microsoft, Autodesk y Unreal Engine.

La capa del software open source, un modelo de desarrollo descentralizado que fomenta la colaboración abierta y la producción entre colegas también es crucial para el metaverso. De hecho, de ahí viene el nombre de la plataforma Decentraland, antes mencionada. Ya trabajan en la descentralización Microsoft e IBM.

La penúltima capa es el hardware para hacer RV y RA, que también juega un papel vital en el metaverso. Es la capa de interfaz humana. PwC estima que para el 2030 esta industria generará 23 millones de empleos. Aunque hoy en día, contrasta Lazcano, no llega ni al millón de empleos.

La última capa que refiere Lazcano es la infraestructura. Es decir, los semiconductores (que por ahora escasean) computación en la nube y las telecomunicaciones y la 5G. Aún hay un camino por recorrer.

Quizá la mayoría hoy no conoce qué es el metaverso. Pero en máximo una década gran parte de la población podrá sumergirse en este mundo digital tridimensional para entretenerse, viajar a mundos desconocidos, hacer inversiones y ganar dinero. Será la era de la cocreación en muchos ámbitos e industrias, desde la medicina, la economía hasta la pedagogía y el arte.

No obstante, vaticinó Fonseca, “la realidad digital no tendría por qué anular a la realidad física, sino en el mejor escenario, combinarla de la mejor manera”.



* Si te gustó este reportaje suscríbete a nuestro newsletter aquí y recibe más información sobre tendencias del ecosistema emprendedor en México.


Yanin Alfaro
Yanin Alfaro
Editora de coyuntura y reportajes.

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *