Growth hacking: soluciones más rápidas y de menor costo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en pinterest
Pinterest

El growth hacking es una estrategia de marketing que engloba una serie de esfuerzos que buscan encontrar los métodos y canales que mejor le ayuden a una empresa emergente a crecer.

Sean Ellis fue quien le dio nombre y, aunque actualmente es una tendencia en foros de marketing, este término ya tiene más de cinco años. Si algo ha cambiado durante este tiempo es que esta estrategia ya cuenta con una serie de pasos más establecidos para alcanzar el éxito.

El privilegio de poder experimentar

Lo que define al growth hacking es la búsqueda de diversas soluciones que sean rápidas y de bajo costo. Para esto, se ampara de la ventaja que tienen muchas empresas emergentes: nada que perder y mucho que ganar.

Para una empresa emergente, el empezar a utilizar estrategias de marketing implica un campo abierto. Este panorama puede generar incertidumbre, ya que uno se pregunta ¿hacia dónde me dirijo? El growth hacking busca reducir estas opciones y que pruebes en cada una de ellas para encontrar cuál te funciona y cuál no.

Cuando el filtro de experimentar, errar y encontrar ha empezado a reflejar resultados, es hora de enfocarse en las soluciones más rápidas y de menor costo. Así, es posible armar una base sólida que le permita a nuestra empresa crecer de manera cómoda.

Esta estrategia es un lujo que no puede darse una empresa establecida, ya que esto también puede implicar romper las dinámicas que ya estaban funcionando.



Growth hacking vs Marketing tradicional

Un cuestionamiento que hace este método al marketing tradicional es el tiempo que este requiere para mostrar resultados. Actualmente, una empresa necesita crecer rápidamente y no puede permitirse implementar una estrategia de 6 meses que, además, podría no funcionar.

En el growth hacking nos enfocamos en los famosos KPI ‘s, indicadores de rendimiento. Si un indicador no es medible, no funciona. ¿Cómo sabemos que nuestra empresa es bien valorada en la audiencia? Con encuestas, tasas de interacción, comentarios positivos… En fin, cada uno de los experimentos que se pueden proponer dentro del growth hacking buscan establecer de manera clara el éxito o fracaso de estos.



Una estrategia que nunca se queda atrás

Otra característica esencial del growth hacking es la adaptabilidad. Hace unos años las ventanas emergentes y el uso desmedido de hashtags eran herramientas útiles para los growth hackers. Actualmente, se apoyan mucho de los chatbots y del influencer marketing. Es decir, el growth hacking cambia conforme a las tendencias. Esto se debe a que esta estrategia surgió en un panorama digital que diariamente presenta cambios en sus algoritmos, comportamientos y estatus.

No, no se trata de “hackear”

Si cuando lees hacker piensas en Elliot Anderson de Mr. Robot o en Neo de Matrix, lamentamos decirte que el growth hacker es alguien dedicado a solo encontrar “hacks” en tu estrategia de crecimiento. Algo más similar a cuando descubriste que no tienes que ir siempre al sitio principal de tu buscador, cuando puedes ingresar la búsqueda desde tu barra de direcciones.

Si quieres ser un buen growth hacker, debes ser una persona que investigue, que no tenga miedo a experimentar y que sepa medir de manera correcta sus resultados. Y tú, ¿estás listo para adentrarte al growth hacking?


 

Artículos similares

¡Suscríbete!
Recibe noticias e información sobre las tendencias de emprendimiento de México y el mundo.
Conoce cómo el ecosistema emprendedor contribuye al crecimiento económico.
Nos interesa saber tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *